Daphnia 39: Sociedad civil, medio ambiente y gobernanza

Sociedad civil, medio ambiente y gobernanza

El desarrollo científico-tecnológico plantea en nuestros días retos constantes: seguridad alimentaria, medio ambiente, información y comunicaciones, transporte, energía, biomedicina, nanotecnologías… Los nuevos modelos y problemas propician profundas transformaciones en las formas de gestión de la ciencia y la tecnología, que se han venido caracterizando por el paso de los procesos de “gobierno” a los procesos de “gobernanza”. La gobernanza se ha definido de múltiples formas, aunque todas ellas comparten el énfasis en la pluralidad de actores, niveles de decisión y estrategias, convirtiendo lo que eran procedimientos jerárquicos y lineales en multivariables.

Los problemas ambientales suponen uno de los ámbitos principales en los que se desarrollan los modelos de gobernanza, por varias razones: por su relevancia y ubicuidad, por su carácter transnacional y global, que requiere nuevos métodos de tratamiento para compatibilizar las distintas escalas tanto espaciales como temporales, y por las hibridaciones complejas entre sistemas sociales y naturales que presentan.

imagen1

El tránsito del gobierno a la gobernanza en la gestión medioambiental ha venido acompañado de un aumento gradual en el número y diversidad de los actores implicados, dando paso a nuevas fuerzas emergentes, como instituciones internacionales, empresas, científicos, sindicatos, organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales, cuyo papel en la “gobernanza ambiental global” es ahora fundamental. Habitualmente, la sociedad civil accede así a la participación a través de asociaciones y organizaciones más o menos estables en el tiempo y con diferentes ámbitos temáticos y geográficos. Su papel como voz de los ciudadanos incluye funciones como las de recoger, difundir y analizar información, sensibilizar a la opinión pública, asesorar para el diseño y evaluación de políticas, velar por el cumplimiento de acuerdos y legislaciones…

En consonancia con los nuevos modelos de gobernanza, las administraciones han introducido paulatinamente mecanismos de participación destinados a incorporar a la sociedad civil en procesos de deliberación y toma de decisiones en cuestiones relacionadas con el medio ambiente. En el caso español, a la amplia legislación ambiental ya existente, consistente en su práctica totalidad en la transposición de directivas comunitarias, se han incorporado disposiciones referidas a la implicación activa del público, como la reciente ratificación del Convenio de Aarhus (firmado en 1998 y que entró en vigor en España el 29 de marzo de 2005). Del mismo modo, se han creado Comisiones Asesoras de Medio Ambiente o Consejos temáticos, tanto a nivel estatal como autonómico y local, en los que participan representantes de organizaciones no gubernamentales de defensa del medio ambiente, además de representantes de la administración, la empresa, sindicatos y expertos universitarios.

Sin embargo, la legislación es frecuentemente incumplida, o insatisfactoriamente cumplida, considerándose a menudo más un escollo a superar que un procedimiento necesario; y, aun cuando es la presión pública la que desencadena la adopción de estrategias de negociación o participación, estas estrategias fracasan a menudo por falta de compromiso por parte de la Administración y por una sensación general de inutilidad de los procesos, lo que conlleva la retirada de las organizaciones convocadas. Cada proceso que fracasa supone un aumento de la desconfianza y de la reticencia a participar en procesos similares en el futuro. Definir claramente los objetivos del proceso de participación, y su conexión tanto con la formulación del problema como con la toma de decisiones son requisitos indispensables para evitar estas altas tasas de fracasos.

Diseñar y poner en funcionamiento mecanismos de gestión participativa eficaces requiere la convicción de que la sociedad civil, a través de sus representantes, incorpora conocimientos y puntos de vista válidos y valiosos para la formulación de políticas y la resolución de conflictos. Desperdiciar la oportunidad de crear auténticos instrumentos de diálogo y participación significa desperdiciar la oportunidad de avanzar en la construcción democrática de nuestras sociedades.

Marta I. González García
Instituto de Filosofía, CSIC

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.