Daphnia 58: El urbanismo ecológico, un nuevo modelo de urbanismo

El urbanismo ecológico, un nuevo modelo de urbanismo

Salvador Rueda. Director de BCNecologia

¿El urbanismo responde a los retos actuales y a las disfunciones que están relacionadas con estos? Claramente, no. La energía, el agua, los flujos materiales, la explosión de la distribución urbana, el uso masivo del vehículo privado, las telecomunicaciones, son, entre otras, variables que atienden a los retos de la sociedad de hoy. El urbanismo actual, anclado en un urbanismo que bebe del funcionalismo, no es capaz de abordar las variables que, a distintas escalas, es urgente tener en cuenta.

Se impone la necesidad de un nuevo urbanismo, uno que se acomode a una ciudad más sostenible y a una ciudad que, a su vez, dé salida a la estrategia para competir basada en la información, es decir, que atienda a las premisas de la sociedad del conocimiento de un modo más eficiente.

BCNecologia ha desarrollado el urbanismo ecológico, un nuevo urbanismo que tiene en cuenta las características del emplazamiento para lograr una máxima integración del proyecto urbanístico y una máxima eficiencia del sistema urbano. El urbanismo ecológico, al entender la ciudad como un ecosistema, busca la integración del desarrollo urbano respetando las cualidades existentes, por lo que a veces es mejor no intervenir sobre ellas. Este urbanismo establece así ciertas restricciones obligatorias en el desarrollo con el objetivo de garantizar un alto grado de habitabilidad (que considera principalmente la calidad del espacio público de los ciudadanos) y de eficiencia del sistema (que implica una correcta gestión de recursos y organización de la ciudad). Para ello, el urbanismo ecológico cumple con un panel de indicadores de sostenibilidad encargados de cuantificar y validar todos los aspectos urbanísticos del proyecto. Los indicadores permiten, además, comparar las variables examinadas con las de otros desarrollos.

La aplicación de este nuevo urbanismo se ha recogido en el libro El Urbanismo Ecológico. Su aplicación en el diseño de un ecobarrio en Figueres (Salvador Rueda et al.) y se enseña mediante el Plan de Formación de Ecourbano.

Los instrumentos del urbanismo ecológico

El urbanismo ecológico posee dos instrumentos principales para ordenar el territorio: la supermanzana y el urbanismo en tres niveles:

imagen1

La supermanzana, un conjunto de varias manzanas que forman un área de aproximadamente 400 por 400 metros por cuyo perímetro circulan los vehículos de paso y el transporte público. Las calles del interior quedan liberadas del flujo de vehículos, y la velocidad se limita a un máximo de 10 kilómetros a la hora. Estas calles recuperadas para el ciudadano permiten, por tanto, el desarrollo de todos los usos y funciones del espacio público: pasear, jugar, relacionarse, celebrar, organizar eventos vecinales, etc.

El urbanismo en tres niveles (altura, superficie y subterráneo) proyecta tres planos con el mismo detalle y la misma escala que los planos tradicionales, representados tan sólo en superficie. De esta manera, el urbanismo ecológico propone redistribuir en varias alturas (niveles) las funciones que actualmente se encuentran en superficie: las cubiertas de los edificios están vinculadas a la biodiversidad, la energía y el agua. El subsuelo se destina a los servicios, la distribución urbana, el aparcamiento, la movilidad masiva de pasajeros, al ciclo del agua y a la gestión de la energía. El suelo se relaciona con los usos, la funcionalidad y el espacio público.

Los restrictores, condicionantes necesarios del urbanismo ecológico

Las claves del urbanismo ecológico para generar un nuevo modelo de ciudad se encuentran en dos restrictores principales: la eficiencia y la habitabilidad. Estos restrictores son condicionantes que se deben cumplir para que la ciudad, además de sostenible, sea percibida como agradable y atractiva por sus habitantes.

La eficiencia está relacionada con la capacidad del sistema urbano para, con una organización y actividad compleja, minimizar el consumo de recursos.La habitabilidad trata de aspectos ligados al confort e interacción de los ciudadanos: cohesión social, diversidad biológica, calidad del espacio público, residencia, equipamiento, etc. 

imagen2

Los indicadores

La validez del urbanismo ecológico descansa sobre el cumplimiento de los indicadores de sostenibilidad. A través de estos se certifican y puntúan aspectos como la ocupación del suelo, el espacio público y la habitabilidad, la movilidad, la biodiversidad, la complejidad urbana, la cohesión social y, por último, el metabolismo urbano (energía, agua y residuos).

Los indicadores de sostenibilidad se ha estudiado ampliamente por BCNecologia, que ha dado origen a la reciente publicación de la Guía Metodológica de la Certificación de la Sostenibilidad en el Medio Urbano, aparte de los indicadores de sostenibilidad para municipios españoles que fueron aprobados a nivel estatal por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Red de Redes, el Ministerio de Fomento y la Red de Redes.

El modelo de ciudad más sostenible

El urbanismo se toma el calificativo de ecológico cuando pasa por el tamiz de un conjunto de restricciones (condicionantes e indicadores) que parametrizan el grado de acomodación de un determinado planeamiento, y también de un tejido consolidado, a un modelo intencionado de ciudad más sostenible en la era de la información.

imagen3

Este modelo de ciudad más sostenible está bien definido a partir de sus cuatro ejes: es compacto en su morfología, complejo y denso en conocimiento y organización, eficiente ("sin" impacto metabólico) y cohesionado socialmente.

El Urbanismo Ecológico en Figueres

El urbanismo ecológico ya ha sido aplicado en Figueres (Cataluña), experiencia que ha dado lugar al libro El Urbanismo Ecológico. Su aplicación en el diseño de un ecobarrio en Figueres (escrito por Salvador Rueda, Rafael de Cáceres, Albert Cuchí y Lluís Brau, con la coordinación de Berta Cormenzana).  El resultado es un proyecto integral, que se ocupa de todos los aspectos necesarios para la conformación de un urbanismo que calificamos de ecológico. El libro genera, además, una metodología que sirve de referencia a otras operaciones similares.

Formación online sobre Urbanismo Ecológico

A fin de poder aplicar el urbanismo ecológico, se imparte un curso que incluye el análisis de los tejidos urbanos actuales y la reflexión sobre las claves de su insostenibilidad, a fin de repensar el modelo actual de ciudad y poder generar nuevos modelos sostenibles. El curso está organizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Red de Redes, BCNecologia y la Universidad Autónoma de Madrid.

imagen4

[Cuadro de apoyo:]

A modo esquemático, el Urbanismo Ecológico aplica los siguientes principios:

  1. Proximidad
  2. Masa crítica de población y actividad
  3. Ciudadano, no peatón
  4. Transporte alternativo
  5. Habitabilidad del espacio público
  6. Complejidad urbana
  7. Dotación de espacios verdes y biodiversidad
  8. Autosuficiencia energética
  9. Autosuficiencia hídrica
  10. Autosuficiencia de los materiales
  11. Adaptación y mitigación al cambio climático
  12. Cohesión social
  13. Acceso a la vivienda
  14. Dotación de equipamientos
  15. Gestión y gobernanza

Más información:

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.