Daphnia 0: Ayudas económicas para la reconversión ecológica

Ayudas económicas para la reconversión ecológica

Una vía para la acción sindical ecológica.

Siempre resulta difícil caracterizar sintéticamente las políticas públicas, pero seguro que gozaría de amplio consenso calificar la Política Ambiental española de política de incentivos económicos por ser éstos los instrumentos protagonistas utilizados para movilizar las actitudes y conductas empresariales. Ni la utilización de instrumentos legislativos (normas técnicas de edificación sin actualizar desde la década de los 70), ni el desarrollo de planificaciones indicativas (instrumento habitual en Alemania: Ley Töpfer para reciclaje), ni la gestión de políticas integradas de recursos (energéticos, de transporte, ó de ordenación territorial, ...), ni siquiera la utilización –tan ensalzada por los defensores del mercado– de la fiscalidad ecológica, ....alcanzan una presencia relevante entre los instrumentos políticos utilizados por la política ambiental española.

Destaca por encima de todos los programas de incentivación económica el PITMA II (Programa Industrial y Tecnológico Medioambiental para 1995-1999 regulado por la OM.23.12.1994) gestionado por el Mº.de Industria y Energía. La primera fase del PITMA I cubrió el período 1990- 1994 y se concedieron subvenciones por un total de 24.783 millones de pesetas. La mayoría de los proyectos apoyados tenían como objetivo acciones de corrección medioambiental para cumplimiento de legislación (el 67% de las inversiones totales realizadas que no de las subvenciones otorgadas) y en mucha menor medida (un 30% de las inversiones) fueron apoyadas acciones de investigación y desarrollo de áreas industriales medioambientales -–más cercanas al concepto de tecnologías limpias–. Por último, un reducido 3% de las inversiones del programa fueron destinadas en esta primera fase del PITMA a acciones de formación, difusión o información medioambiental.

El programa de incentivos económicos del PITMA II (1995-1999) utiliza las subvenciones a fondo perdido –que alcanzan en el caso de PYMES hasta el 40% en las acciones de corrección, del 60% en las de investigación aplicada y del 100% en las de formación, asesoramiento y sensibilización del total de los fondos comprometidos–; y los préstamos bonificados que alcanzan al 70% de las inversiones, y con un interés de hasta tres puntos por debajo del MIBOR (en términos anuales aproximadamente el 10,5%) y un plazo de amortización que puede alcanzar hasta los 10 años. Son numerosos los empresarios que insisten en que no disponen de los fondos económicos necesarios para abordar las correcciones correspondientes en aquellas actividades industriales que están provocando el progresivo deterioro ecológico. Este tipo de respuestas son más frecuentes entre las empresas industriales pequeñas, y es más comprensible que así sea, pero que se lamenten y escuden en estos argumentos medianas y grandes empresas esta escasamente justificado, a la vista de las facilidades de acceso al PITMA II.

Esfuerzo de información

Los representantes de los trabajadores y los responsables de Medio Ambiente de organizaciones territoriales o sectoriales de CC.OO y otras organizaciones preocupadas por la supervivencia de empresas en actividades no agresivas con el medio ambiente, debemos poner el máximo esfuerzo en informar a todos aquellos empresarios que se «resisten» a realizar las imprescindibles correcciones industriales de la existencia de tales ayudas y facilidades financieras. Es imprescindible no olvidar hacer hincapié en esta labor informativa en la constelación de pequeñas y medianas empresas que por su escasa estructura gerencial no tienen habitualmente acceso,ni información, sobre estos programas.Esta labor de difusión de ayudas públicas debería contar con el apoyo del programa PITMA, financiando la labor de divulgación social y empresarial que se canaliza a través de la presencia en miles de empresas y localidades de nuestro territorio de los sindicatos.

Una acción sindicalmente estratégica que tiene posibilidades reales y claras de alcanzar el 100% de subvención de este programa son la realización de ecoauditorías ambientales en empresas, o sectores acerca de los que exista evidencia de gran agresión ambiental o contra la salud pública (el mismo PITMA II se refiere a ellas como acciones de TIPO C.5. Ecodiagnósticos y ecoauditorías).

Para ello, sería necesario conseguir que en los Convenios Colectivos, se incluyeran cláusulas recogiendo el acuerdo de patronales y sindicatos que suscriben el convenio en promover la realización de ecoauditorías ambientales. Con cláusulas de este tenor, podrían solicitarse –por las organizaciones sindicales o por las patronales– al PITMA II subvenciones de dichas auditorías.

A partir de estas ecoauditorías se detectan las inversiones de corrección o sustitución industrial que después pueden concurrir a nuevas subvenciones, facilitando de esta forma una red laboral que permita la reforma del sistema industrial de las PYMES. De esta forma los Sindicatos podemos sortear las reticencias y oposiciones que los empresarios suelen esgrimir - inversiones elevadas, altos costes financieros, dificultades técnicas,... - para no realizar las imprescindibles inversiones que hay que acometer urgentemente en múltiples áreas (ahorro energético, descontaminación aguas, depuración de efluentes gaseosos, residuos, energía, ...) y sectores industriales de nuestro país. No podemos dejar que la pasividad empresarial retrase la transición a una industria limpia.

El programa PITMA II es el que mayores recursos financieros moviliza entre todos los que conceden ayudas económicas para acciones ambientales en la industria española. Para 1994, había presupuestados fondos por valor de 7.000 millones de pesetas. Estos fondos provienen de la participación española en el Fondo de Cohesión de la UE. En nuestras manos esta que no queden sin repartir, y que se utilicen tan sólo, o mayoritariamente para simples correcciones coyunturales en empresas multinacionales, dejando al resto de la población asalariada en empresas de reducida productividad, que en la mayoría de las veces descansa tanto en la explotación de la precariedad del trabajo, como en el expolio del medio natural y ambiental.

Eduardo Gutiérrez
GABINETE TÉCNICO CONFEDERACIÓN SINDICAL DE CC.OO.

Más información:

Ministerio de Industria y Energía
Oficina de Seguimiento del Programa PITMA
Subdirección General de Medio Ambiente Industrial
Paseo de la Castellana, 160 - 28071 Madrid
Tel: (91) 349 48 74
Fax: (91) 457 80 66

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.