Daphnia 18: El transporte de Mercancías Peligrosas

El transporte de Mercancías Peligrosas

Todos recordamos el grave accidente de los Alfaques, en el que un camión cisterna cargado de ácido, volcaba y causaba centenares de muertos. Todavía hoy, los sindicatos seguimos discutiendo con la Administración y la patronal, si el origen del accidente fue el exceso de carga, o que simplemente se durmió el conductor, como consecuencia de sus largas jornadas.

En cualquier caso, este accidente nos da idea de la dimensión que adquiere la conjunción de los elementos sociales, laborales, de salud y seguridad, y medioambientales en el ámbito de las llamadas “Mercancías Peligrosas”(MM.PP.). Sin duda, producto de vivir en una sociedad industrial producimos, manipulamos, transportamos y usamos determinadas mercancías con un potencial de riesgo muy elevado, debido a su composición. Esta peligrosidad se ve acentuada por unas difíciles condiciones de trabajo y el bajo nivel de respeto de la normativa sobre seguridad, medio ambiente, etc.

Las llamadas Mercancías Peligrosas responde a la denominación que reciben un conjunto de sustancias, que según la clasificación internacional, se dividen en 9 grupos: tóxicas, corrosivas, comburentes, inflamables, radioactivas, irritantes, infecciosas, y explosivas. Todas ellas están sujetas a normas comunes de etiquetado, manipulación, etc. Su manipulación y transporte está regulado dependiendo del modo de transporte que se utilice, de manera que existe normativa internacional, europea, y también nacional para transporte ferroviario, marítimo, carretera, aéreo, etc. Según el Comité de Expertos de la ONU existen 3.000 materias que se clasifican como MM. PP.

Para darnos una idea, en el Estado Español, sólo en transporte terrestre se mueven más de 15 millones de toneladas de mercancías peligrosas al año, por tren o por camión. Además, las provincias que más producen, Huelva y Tarragona, generan más de 22 millones de toneladas anuales de estas mercancías. Además, estas mercancías siguen determinados itinerarios, desde aquellas provincias donde se concentra la producción, como las citadas de Andalucía y Cataluña, Cantabria País Vasco, Madrid, ciudad Real, etc. soportando un tráfico excesivo. No son las únicas puesto que después viene la distribución capilar a todo el territorio. Lo cual no significa que las infraestructuras de transporte cuenten con suficientes elementos complementarios como áreas de descanso especializadas, aparcamientos, estaciones de lavado y desgasificación de cisternas, ni que el tratamiento de estos temas adquiera la relevancia que deberían tener. A ello se suma planteamientos específicos de formación y cualificación reglados de los trabajadores/as, y que generan problemas sindicales, como han sido las renovaciones de los carnets de mercancías peligrosas por carretera, la inspección de tiempos de trabajo, planes de actuación en salud laboral, etc.

imagen1

Otro tanto cabe decir del transporte marítimo, que al amparo de las banderas de conveniencia, escapan de los controles, de la formación de sus tripulaciones en la manipulación, carga y descarga en puertos, en limpieza y desgasificación, en los vertidos de residuos, etc.

La descripción de estas mercancías no tiene por objeto crear una alarma social, ni tampoco éste es nuestro papel. Somos conscientes del riesgo que estos productos entrañan para trabajadores y trabajadoras, para la población en general y para el medioambiente, no sólo por su transporte sino durante su producción y toda su operativa. Conscientes de la responsabilidad que asumimos como sindicato representativo, nos hemos propuesto elaborar alternativas, a participar en los foros institucionales sobre Mercancías Peligrosas, a aportar la visión sindical que consideramos necesaria e imprescindible. Sin embargo, hemos entendido que esto no afecta en exclusiva a los trabajadores/ as del transporte, sino que otros sectores también producen y manipulan dichas sustancias.

Es por ello que se ha constituido la Comisión Confederal de Mercancías Peligrosas, para tratar con las Federaciones y Territorios un tratamiento específico y con ánimo de plantear un plan de trabajo en este ámbito. Nuestro propósito es minimizar el riesgo potencial de esta actividad, participar en la elaboración de propuestas de normativas o de acción sindical que estén en curso, o bien, promover iniciativas. Y por supuesto, denunciar situaciones de incumplimiento. En definitiva, un trabajo sindical coherente y coordinado.

Como botón de muestra, venimos participando en diferentes Comisiones interministeriales sobre Mercancías Peligrosas, reuniéndonos con las diferentes patronales, para realizar aportaciones sindicales a la normativa, como la reciente figura de Consejero de Seguridad, reparación de cisternas, los proyectos de normas sobre lavaderos y desgasificadores, los partes de incidente y accidente, la cualificación profesional, el carnet de conductor de MM.PP., etcétera.

Juan Luis García Revuelta
Coordinador de la Comisión Confederal de Mercancías Peligrosas
Federación de Comunicación y Transporte
Pza. Cristino Martos, 4 - 6ª
28015 Madrid
Tel: 91-540 9295 Fax: 91-548 1613

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.