Daphnia 41: Miles de horas perdidas

Miles de horas perdidas

Movilidad.

Cualquier día laborable a primera hora de la mañana los medios de comunicación describen el grado de congestión de la red viaria de las grandes áreas metropolitanas.El nudo de la Trinidad en Barcelona o la M-40 en Madrid son escenarios atascados en los que los pacientes trabajadores soportan diariamente la perdida de su tiempo

Los atascos y los problemas derivados pueden provocar falta de puntualidad a lo largo de la vida laboral de un trabajador


La situación empeora si la climatología es adversa, las víspera de festivo cuando hay un accidente o cuando se produce algún acontecimiento en la ciudad: siempre hay un pretexto para justificar la congestión cada vez más permanente.

El tiempo destinado al transporte hasta el centro de trabajo es un tiempo perdido que se detrae del tiempo de descanso y de las horas de sueño de los trabajadores. Además, los trabajadores que se ven obligados a conducir su coche no se pueden relajar, leer un libro, descansar o comunicarse con otros compañeros o amigos. Es decir, es un tiempo perdido.

Esta es la realidad laboral de una buena parte de los trabajadores, que superan diariamente los horarios contratados y de convenio. De hecho, el 17,21% de los trabajadores emplea más de una hora en ir y volver del trabajo, tiempo de transporte que hay que añadir al de trabajo.

imagen1

Prolongar la jornada

Los atascos y los problemas derivados de los mismos pueden provocar falta de puntualidad a lo largo de la vida laboral de un trabajador, quien acumula decenas de horas perdidas en el desplazamiento. Tiempo que, en la mayoría de las ocasiones, se recupera prolongando su horario de trabajo.

La mayoría de los trabajadores emplean media hora en cada uno de los viajes de ida y vuelta entre el domicilio y el centro de trabajo, independientemente del medio de transporte que utilicen.

imagen2

El vehículo privado es el transporte más utilizado hasta el umbral temporal comprendido entre 45 minutos y una hora. A partir de ahí, los trabajadores eligen modos de desplazamiento más seguros y baratos, como el transporte público ( el 51,74% de los viajes).

Los desplazamientos no motorizados únicamente están presentes en los recorridos más próximos hasta el umbral de los 20 minutos, a partir de ese tiempo los modos motorizados captan la mayoría de los viajes. La participación más importante del modo peatonal es en recorridos inferiores a 10 minutos (el 44,15% de los viajes). La bicicleta, a pesar de ser un medio de transporte marginal como medio de transporte, es utilizada diariamente por 70.000 trabajadores. La mayoría se concentra en el umbral de la media hora.

En definitiva, los desplazamientos de los trabajadores en el actual modelo residencial y de organización de la actividad productiva obliga a planificar la vida cotidiana pensando en los tiempos que debemos asignar al desplazamiento al trabajo. Estos tiempos determinan la obligación de ampliar los periodos laborales en más horas para poder afrontar el pago de un medio de transporte, el automóvil (adquisición del vehículo, seguros, carburante, etc), que pensamos que nos permite llegar antes al trabajo y poder disfrutar así de un tiempo “adicional” que es difícil de encontrar.

P. V.

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.