Daphnia 5: OPTIMA: Nuevo aliento para la producción limpia.

OPTIMA: Nuevo aliento para la producción limpia.

La ciudadanía es cada vez más consciente de que la producción de bienes y servicios está generando, dado el actual modelo productivo, un grave impacto ambiental de consecuencias muy negativas para la salud de las gentes y el equilibrio ecológico del planeta. Aparejados al concepto de desarrollo económico sustentable desde el punto de vista social y ecológico han nacido otros conceptos como el de la producción limpia que, sucintamente, podríamos calificar de minimizadora en el empleo de recursos, agua y energía y en la generación de residuos y contaminantes mediante cambios en procesos, productos y tecnologías respetuosos con el medio ambiente.

La normativa medioambiental comunitaria, estatal y autonómica es crecientemente exigente, como efecto de la nueva conciencia y presión ciudadanas. El cambio legislativo comporta importantes consecuencias para las empresas que deberán realizar la adecuación pertinente, acorde, a su vez, con las demandas de un amplio sector de consumidores y usuarios.

EMPLEO, FORMACION Y MEDIO AMBIENTE

Todo ello conlleva la creación de nuevas actividades que oferten los bienes y servicios requeridos y abre la puerta de nuevos yacimientos de empleo pero, también, riesgos de pérdida de “competitividad” de las empresas que no cambien -lo que hace peligrar el empleo estable, duradero y de calidad que pretendemos-. Aspectos ambos que por activa o pasiva plantean nuevas necesidades de capacitación profesional.

El Consejo de la Unión Europea planteó en los considerandos del Reglamento 1836/93 que “...la aplicación por parte de las empresas de dispositivos de protección del medio ambiente deberá tener en cuenta la necesidad de garantizar la participación creciente y la formación de los trabajadores en el establecimiento y la aplicación de dichos sistemas”. Lo que viene a avalar la tesis de quienes defendemos que el cambio favorable al medio ambiente en la producción no puede hacerse a espaldas y sin el concurso de las y los trabajadores, porque de no tenerse en cuenta su opinión, mucho nos tememos que el cambio quede reducido -en la mayor parte de los casos- a un retoque de maquillaje de las industrias o una operación de puro “ecomarketing”.

En un país como el nuestro el problema se agudiza por el déficit medioambiental general e industrial que arrastramos, siendo de todos conocido que la misma normativa mínima se incumple sistemáticamente en buena parte de las actividades industriales. Es necesario iniciar acciones que vayan en el sentido de revertir esta situación, que tarde o temprano verá su final. Como contribución a ese esfuerzo, CC.OO. va a participar en el Programa para la Optimización de procedimientos y técnicas industriales para la mejora del medio ambiente (OPTIMA).

ACCIONES OPTIMA

Bajo dicha denominación van a desarrollarse durante 1997 en nuestro país un conjunto de actuaciones cuyos objetivos son:

1) Detectar las carencias medioambientales de la producción en seis sectores industriales (siderurgia, bienes de equipo, alimentación, calzado, juguete y cerámica para la construcción).
2) Determinar las carencias en la formación profesional de las plantillas de dichos sectores para adaptarse a los cambios en organización, procesos, tecnologías, incorporación de nuevos productos en sustitución de los nocivos y en la gestión de las empresas derivados de los imperativos de adecuación medioambiental. Lo que permitirá presentar propuestas de cursos de formación al FORCEM que cubran las carencias detectadas.
3) Desarrollar una amplia campaña de sensibilización ecológica entre las y los trabajadores de todos los sectores de la producción y de los servicios, no sólo entre los pertenecientes a las ramas directamente afectadas por los objetivos precedentes.
4) Establecer un sistema de intercambio internacional a escala europea sobre experiencias y avances en formación profesional adecuada a los cambios introducidos por requerimientos ambientales, cambios tecnológicos y “buenas prácticas”.

Nace como producto de la colaboración del Fondo Social Europeo, FORCEM, la Fundación General de la Universidad Politécnica, CC.OO., UGT, la Federación Española de Alimentación y Bebidas, la Federación de Industrias del Calzado Español, la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos, Pavimentos y Baldosas Cerámicos, SERCOBE y SIDERINSA. Al igual que los sindicatos desarrollarán su actividad entre las y los asalariados, las asociaciones patronales lo harán entre los empresarios.

La mayor parte de las acciones recaerán sobre zonas de Objetivo 1 de los Fondos Estructurales, tales como las comunidades de Andalucia, Canarias, Cantabria, Castilla-León, Castilla la Mancha, Valencia, Extremadura, Galicia y Murcia. También las habrá en Aragón, Asturias, Baleares, Catalunya, Euskadi, La Rioja y Madrid.

PARTICIPACION SINDICAL

Por parte de CC.OO., la investigación de carencias medioambientales y formativas correrá a cargo del Departamento de Medio Ambiente, pero la organización de cursos y jornadas de sensibilización se realizará mediante la colaboración del Departamento con las Federaciones sectoriales y las organizaciones territoriales nacionales y regionales. En este último aspecto, el objetivo previsto es organizar actividades en las que participen cerca de mil afiliados y afiliadas de las estructuras de dirección, de las secciones sindicales, de los comités de empresa y muy particularmente aquellas personas que sean delegados/ as de prevención. Posteriormente, CC.OO. participará con el resto de entidades asociadas al Programa en la realización de charlas en empresas de los sectores analizados, con el objetivo de que asistan a las mismas 5.000 trabajadores/as de unas cien industrias con una plantilla total en torno a los 30.000 empleados.

Los cursos de sensibilización abordarán conocimientos medioambientales generales, el estudio de casos relacionados con los sectores concretos para la detección de problemas y la discusión de posibles soluciones, normativa legal, la relación del medio ambiente con la salud laboral y la del cambio productivo con criterios ecologistas y el empleo. Así como la necesidad de la activa participación de las plantillas en las ecoauditorías, en la gestión ambiental de la empresa y en la implantación de “buenas prácticas”.

El conjunto del Programa OPTIMA, como se deduce de lo expuesto, puede suponer un paso positivo más en el logro de una producción limpia en nuestro país, tal y como venimos procurando desde los últimos Congresos de CC.OO.

Más información:

Manuel Garí
Departamento Confederal de Medio Ambiente de CC.OO.
C/ Fernández de la Hoz,12. 28010 Madrid
Tel.: (91) 319 76 53.
Fax: (91) 310 48 04

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.