Daphnia 55: Un plan para los negajulios1

Un plan para los negajulios1

El Plan Europeo de Eficiencia Energética 2011.
Begoña María-Tomé Gil. Coordinadora del Grupo de Energía y Cambio Climático de ISTAS

De seguir con las políticas actuales a nivel nacional y europeo, se estima que la Unión Europea obtendría un 9% de reducción del consumo de energía primario para 2020, menos de la mitad del objetivo del 20% de mejora de la eficiencia energética establecido en el paquete 20-20-20.

¿Y por qué las proyecciones son tan poco alentadoras? Una evaluación de la Comisión Europea de los planes nacionales de acción para la eficiencia energética (PNAEE)2 de los Estados miembros reveló un planteamiento poco coherente, con medidas fragmentarias y dispersas en el ámbito de la eficiencia energética. En la mayoría de los programas no se incluían de forma generalizada los correspondientes objetivos cuantificables y medibles, así como la asignación de recursos económicos y humanos dimensionados para un determinado período de tiempo, haciéndolos poco efectivos.

imagen1

Pero la falta de ambición y coordinación política a nivel nacional no son los únicos fallos que se admiten en los documentos de la citada comisión. Si no hay cultura del negajulio es también por la falta de visión empresarial en los beneficios potenciales de la eficiencia energética, o por la escasa inversión que se hace en la formación de las habilidades profesionales requeridas. En lo que respecta a las PYME, a la escasa concienciación hay que sumarle la baja disponibilidad de fondos para cubrir los costes iniciales de loscambios en sus instalaciones.

imagen2

Así las cosas, y contra toda lógica pero como cabía esperar, en la cumbre de jefes de estado de la UE que se celebró en febrero no se acordó, como reclamaban el Parlamento Europeo y las organizaciones ecologistas, convertir en vinculante el objetivo del 20% de mejora de la eficiencia energética para 2020. Por el contrario, la Comisión decidió adoptar un plan de eficiencia energética en 2011 y revisar la situación en 2013. Ese año deberá decidir de nuevo sobre la obligatoriedad de objetivos nacionales jurídicamente vinculante así como las futuras medidas adicionales.

imagen3

El Plan Europeo de Eficiencia Energética 2011 representa, por tanto, una estrategia de último recurso para aprovechar el potencial de ahorro de energía en los edificios, los productos, los procesos y el transporte. En cuanto a este último sector, las medidas las circunscribe al próximo Libro Blanco sobre el Transporte.

imagen4

La combinación de las nuevas medidas a las ya existentes en ejecución podrían generar un ahorro económico de hasta 1.000 euros por hogar cada año, mejorar la competitividad industrial de Europa, crear hasta dos millones de empleos y reducir las emisiones anuales de gases de efecto invernadero en 740 millones de toneladas.

imagen5

  1. Los negajulios representan la energía que no es consumida gracias al ahorro y eficiencia energética.
  2. La base legal para los PNAEE se estableció en la Directiva 2006/32/CE. La Directiva, en su artículo 14, especifica que los Estados miembros presentarán a la Comisión tres PNAEE. El 1º antes del 30 de junio 2007, el segundo antes del 30 de junio de 2011 y el tercero antes del 30 de junio de 2014.

 

Medidas del Plan Europeo de Eficiencia Energética 2011

En primer lugar, se pretende promocionar la ejemplaridad del sector público:

  • Para ello, propone un objetivo vinculante para acelerar la tasa de renovación en las construcciones del sector público. Las autoridades públicas deberán renovar anualmente al menos el 3% de sus construcciones, casi el doble de la actual tasa de renovación. Cada reforma que se realice debe situar al edificio hasta el nivel de eficiencia energética en que se sitúe el 10% de los edificios nacionales más eficientes. 
  • Cuando los organismos públicos alquilen o compren edificios existentes, estos siempre deben estar en la mejor categoría energética existente respecto a su clase.
  • La eficiencia energética también se introduce en la contratación pública. Se deberán aplicar altos estándares de eficiencia energética de manera sistemática cuando las autoridades públicas adquieran bienes (por ejemplo, aparatos de oficina), servicios (por ejemplo, energía) y realicen obras (por ejemplo, la renovación de edificios). Debido al gran volumen del gasto público (17% del PIB, o alrededor de 2.000 millones de euros, los edificios públicos son aproximadamente el 12% de la UE de área edificada), esta medida podría servir como un importante motor para un mayor desarrollo del mercado de la eficiencia energética y el fomento de las habilidades y conocimientos requeridos.

En el sector de la construcción privada:

  • Se contempla también la activación del proceso de renovación en las construcciones, así como la mejora de la eficiencia energética de los electrodomésticos. Los Estados miembros tendrán que introducir medidas para abordar cómo se dividirán los costes entre inquilinos y propietarios en el caso de edificios y apartamentos arrendados

En la mejora de la producción de la energía y del calor:

  • Se pretende promover la cogeneración, en particular a partir de instalaciones de tratamiento de residuos municipales y de los sistemas urbanos de calefacción y refrigeración. Se supedita la autorización de nueva producción de energía térmica a que se combine con sistemas que permitan utilizar el calor -«producción combinada de calor y electricidad» (PCCE)- y obligando al acceso prioritario de estas instalaciones a las redes de transporte de la energía. 
  • Las compañías de energía tienen que ser capaces de disminuir el consumo energético de sus clientes. Esto se puede conseguir de diversas formas. En el Reino Unido, por ejemplo, los grandes suministradores de electricidad y gas están obligados por ley a reducir el consumo energético de sus clientes a un nivel predefinido. Las empresas de energía pagarán por las nuevas instalaciones en viviendas particulares, tales como ventanas de doble cristal para reducir el consumo la energía. Recuperarán su inversión a través del precio de la energía. 
  • Otro modelo posible a apoyar por los Estados miembros es el de las empresas de servicios energéticos, que podrán renovar las viviendas particulares con sus propios costes y obtendrán beneficios mediante la recepción de la diferencia entre los costes de energía antes y después de la renovación en un período de tiempo determinado.

En la gestión de energía en las empresas:

  • Se plantea que las grandes empresas tienen que hacer auditorías energéticas periódicas e independientes. Y se anima a los Estados miembros a desarrollar incentivos para aquellas empresas que introduzcan un sistema de gestión de la energía como un marco sistemático para el uso racional de la energía.
  • Para las microempresas y las pequeñas empresas se propone el intercambio de mejores prácticas en eficiencia energética y proyectos destinados a la construcción de la capacidad de gestión de la energía.

Y respecto a los consumidores:

  • Se centra en la puesta en marcha de redes eléctricas y contadores inteligentes, de modo que se facilite a los consumidores la información y servicios necesarios para optimizar su consumo y calcular su ahorro energético. Las facturas tienen que ser claras y enviadas regularmente a los clientes reflejando los costes reales, y no estimaciones. Se prevé que se pueda ayudar a descomponer el consumo energético por habitaciones específicas e incluso máquinas y aparatos.

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.