Daphnia 8: La ley de reducción del uso de sustancias toxicas en Massachusetts (EE.UU.).

La ley de reducción del uso de sustancias toxicas en Massachusetts (EE.UU.).

Un ejemplo muy relevante por sus objetivos y logros es la Ley de Reducción del Uso de Sustancias Tóxicas aprobada por unanimidad en el estado de Massachusetts, EE.UU. (TURA, M.G.L. c. 21I). En esta Ley la «Reducción del Uso de Sustancias Tóxicas» se define en la ley como los cambios en procesos de producción en la planta o en las materias primas para reducir, evitar o eliminar el uso de sustancias tóxicas o peligrosas o la generación de subproductos peligrosos por unidad de producto, con el fin de reducir los riesgos para trabajadores/as, consumidores, o el medio ambiente sin trasladar los riesgos entre trabajadores/as, consumidores, o partes del medio ambiente. Se incluyen entre otras medidas la sustitución de materias primas, la reformulación del producto, la mejora en el funcionamiento y mantenimiento del equipo de producción, etc.

Tiene como objetivo fundamental reducir el uso de sustancias peligrosas, que se basa en una lista de más de 1200 sustancias, y para lograrlo incluye los siguientes mecanismos:

  1. Establecer un objetivo para el estado de reducción de la generación de residuos tóxicos en un 50% para el año 1997 utilizando la reducción del uso de sustancias tóxicas como mecanismos para alcanzar dicha meta.
  2. Establecer la reducción del uso de sustancias tóxicas como la prioridad para lograr el cumplimiento de cualquier ley o regulación con relación a la producción y al uso de sustancias tóxicas, o emisiones al medio ambiente y para minimizar los riesgos asociados al uso y producción de sustancias o residuos tóxicos o peligrosos. 
  3. Mantener, proteger y promocionar la ventaja competitiva de empresas, grandes y pequeñas, de Massachusetts, a la vez que se avanza en innovaciones para la reducción del uso y la gestión de sustancias tóxicas. 
  4. Promocionar la reducción en la producción y en el uso de sustancias tóxicas y peligrosas en todo el estado. 
  5. Incrementar y reforzar la implementación de las leyes y regulaciones medioambientales existentes en el estado. 
  6. Promocionar la coordinación y cooperación entre todos los departamentos de estado y agencias que administren programas relacionados con sustancias tóxicas.

La Ley especifica que:

  • se establecerá una Oficina de Tecnología y Asistencia para la Reducción del Uso de Sustancias Tóxicas;
  • se creará un Instituto de Reducción del Uso de Sustancias Tóxicas en la Universidad de Lowell para desarrollar programas de reducción , investigación, desarrollo y demostración de tecnologías de reducción;
  • se obligará a los «Usuarios de Grandes Cantidades» a elaborar un inventario de sustancias químicas que intervienen en cada proceso productivo de una instalación, y de desarrollar un plan de reducción del uso de sustancias tóxicas para cada proceso. Esta última medida se entiende que ayudará a las empresas a identificar métodos de producción más eficientes que tanto prevendrán la contaminación como les ahorrará dinero;
  • se establecerá un Consejo Administrativo sobre la Reducción del Uso de Sustancias Tóxicas con representantes del gabinete ejecutivo de Medio Ambiente, Economía y Trabajo, el Departamento de Salud Pública y la Oficina de Ciencia y Tecnología. Este es aconsejado por un Consejo Asesor con representación de industria, organizaciones ecologistas y de salud. Entre otras funciones se encuentra la de recomendar al gobernador la designación del Fondo para la Reducción del Uso de Sustancias Tóxicas.

Resultados positivos: En seis años que lleva en vigor la Ley de Reducción del Uso de Sustancias Tóxicas, las industrias en Massachusetts han logrado reducir el volumen de sustancias tóxicas que utiliza en un 20% y el volumen de sustancias químicas que terminan como residuos o vertidos en un 30%, liderando el resto de estados en los EE.UU. Este logro, aunque aún lejos de su objetivo inicial, representa un enorme paso en positivo por parte de la industria hacia la prevención de la contaminación. Los resultados no son sólo beneficiosos para la salud de trabajadores y trabajadoras que cada vez menos tendrán que exponer su salud a estos compuestos, sino que el volumen total de sustancias que acaban en el medio ambiente (como emisiones, vertidos o residuos peligrosos) se ha reducido muy significativamente, quedando patente la viabilidad técnica y económica para reducir de forma seria en origen.

Según la Administración, el éxito se ha logrado gracias a la declaración pública del uso de sustancias tóxicas. El derecho que tiene cada ciudadano a conocer cuándo y cómo están expuestos a sustancias químicas tóxicas ha constituido una herramienta muy poderosa para conseguir que las empresas cambien su comportamiento de forma voluntaria.

Más información:

DEP-Toxics Use Reduction Implementation Team
(071) 617-292 59 82
Office of Technical Assistance for Toxics Use Reduction
(071) 727 32 60
Toxics Use Reduction Institute
(508) 934 32 75

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.