Daphnia 22: Propuestas sindicales para actuar sobre biotecnologías

Propuestas sindicales para actuar sobre biotecnologías

En los últimos meses, el Comité Sindical Consultivo ante la OCDE (TUAC, por sus siglas en inglés) ha ido desarrollando elementos para una posición sindical de la CIOSL sobre las biotecnologías, basada en el principio de precaución y la defensa de los intereses sociales generales. Se halla recogida, entre otros, en dos documentos: la declaración sindical ante la cumbre del G-8 en Okinawa, de junio de 2000, y el texto que aquí ofrecemos levemente extractado, que fue redactado por un equipo sindical internacional para un debate «con la sociedad civil» en la sede de la OCDE en París, el pasado 20 de noviembre de 1999:

PROMOCIÓN DEL DESARROLLO SOSTENIBLE Y DE UN SISTEMA SUSTENTABLE DE UTILIZACIÓN DE LOS ALIMENTOS Y LA TIERRA: La evolución de la normativa de la OCDE sobre Biotecnología y Seguridad Alimentaria debe ser definida dentro del marco de desarrollo sostenible de la Agenda 21. Deben tomarse en cuenta los intereses de los países en desarrollo y prevalecer la decisión de los Ministros de Medio Ambiente de la OCDE (abril de 1998) para incorporar aspectos sociales de desarrollo. El objetivo debe ser la creación de un sistema alimentario mundial sostenible, en el que la disparidad entre regiones de abundancia y regiones de privación se estreche y elimine.

PRINCIPIO DE PRECAUCIÓN: Debe prevalecer en todas las materias. Ha de ser la base de las medidas preventivas contra la contaminación de la reserva genética en la biosfera, la contaminación química de ecosistemas y amenazas a la integridad de los seres vivos y ser la base para la promoción de la biodiversidad. Los organismos asesores deben ser más amplios para cubrir los efectos a largo plazo sobre la biodiversidad y para poder evaluar los riesgos.

MARCO REGULADOR: Un fuerte marco regulador debe reforzar las normas y controles con un seguimiento, notificación y aplicación fiables de la normativa en la producción, distribución y consumo seguros de alimentos. Muchos sindicatos se oponen a las patentes de organismos vivos y de materiales genéticos. Este tema debe ser objeto de extensas discusiones públicas dentro de un contexto de consideraciones éticas y sociales.

PARTICIPACIÓN DE LOS INTERESADOS: Todos los legítimos interesados deben participar en los procesos de planificación, implantación, seguimiento y evaluación en biotecnología y seguridad alimentaria. Los grupos de interesados deben tener capacidad para complementar el papel de los asesores técnicos e incluir consideraciones sociales y éticas. La activa participación de las comunidades rurales es fundamental.

INVESTIGACIÓN E INFORMACIÓN: Se debe dar una adecuada provisión de fondos para la investigación independiente que estudie los efectos de los Organismos Genéticamente Manipulados (OGM) a largo plazo. Se debe exigir a las compañías biotecnológicas una prima para financiar la investigación independiente. Dada la creciente concentración del sector de la biotecnología empresarial, la aplicación de las disposiciones de derechos de propiedad intelectual debe ser revisada a fin de protegernos frente a la creciente dependencia de los consumidores y agricultores de un pequeño número de compañías transnacionales.

CIENCIA Y TOMA DE DECISIONES: La coordinación efectiva de la normativa y consulta científica debe ser central en la toma de decisiones gubernamentales. La participación de científicos independientes de las industrias biotecnológica y de la alimentación debe ser reforzada y controlada. Es necesario un marco regulador que permita a los científicos continuar su trabajo sin presión ni hostigamiento.

LUGARES DE TRABAJO: Las empresas y los sindicatos debe ser animados a trabajar juntos en la promoción de los objetivos del uso sostenible de los alimentos. Deben promover acciones conjuntas sobre seguridad alimentaria relacionadas con el trabajo. El desarrollo de programas conjuntos patronal–sindicato de formación, educación e información para los trabajadores debe ser apoyado por los gobiernos y los organismos intergubernamentales.

SALUD Y SEGURIDAD LABORAL: La salud y la seguridad de los trabajadores involucrados en la producción y distribución de alimentos puede ser considerado un barómetro de la seguridad y salud pública y debe formar parte de cualquier programa de control e investigación. La investigación específica es necesaria para evaluar los riesgos profesionales relacionados con el desarrollo, producción y procesamiento de nuevos alimentos y OGMs. El derecho de los trabajadores a la información sobre productos y procesos que puedan afectar su bienestar deben ser garantizados.

IMPLICACIONES SOCIALES Y SOBRE EL EMPLEO: Comprender las consecuencias sociales de las aplicaciones de productos químicos, de la biotecnología y de los OGMs - especialmente al estar estos asociados a la agricultura intensiva - es un requisito previo para procurar el apoyo público. Hay que desarrollar los elementos de un proceso justo de transición, con las necesarias previsiones de empleo y como modo de asegurar que ningún sector o país se beneficie o sufra, indebidamente a causa de la biotecnología o los OGMs. Especialmente en los países en desarrollo y como medio de aliviar la pobreza y promover el desarrollo sostenible.

PROTECCIÓN DEL CONSUMIDOR E INFORMACIÓN: La transparencia total debe ser el principio guía de todo el trabajo en biotecnología y OGMs. Las normas de etiquetado de los productos y la publicidad deben estar respaldadas por un seguimiento y una información seguros, que prevea revisiones de las decisiones relacionadas con los permisos y autorizaciones. Todo ello, dentro de un marco regulador bien desarrollado. Las actividades y productos que ponen en peligro la salud humana o el medio ambiente deben ser prohibidos. La comercialización de productos resistentes a los antibióticos deben ser prohibidos o severamente restringidos y deberán instituirse los mecanismos (por ej. declaración de moratoria) que garanticen que las prácticas cuestionables sean revisadas antes de su implantación.

Más información:

ICFTU/ TUAC. Lucien Royer
26 Av. de la Grande Armée, 75017
París, Francia.
e-mail: LRoyer@Compuserve.com

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.