Daphnia 35: Los ministros europeos de Salud y Medio Ambiente apuestan por reducir la contaminación y la exposición a sustancias tóxicas para prevenir las enfermedades infantiles

Los ministros europeos de Salud y Medio Ambiente apuestan por reducir la contaminación y la exposición a sustancias tóxicas para prevenir las enfermedades infantiles

Los ministros de Salud y Medio Ambiente de la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunieron en Budapest el pasado junio para analizar la repercusión del medio ambiente en la salud infantil. Reducir la contaminación y la exposición de los niños a sustancias tóxicas fueron algunos de los objetivos del encuentro.

Entre el 25 y el 35 por ciento de las enfermedades tienen una causa medioambiental y los niños son la población más afectada. Para mejorar la salud, es imprescindible elaborar un plan integrado que tenga en cuenta las repercusiones del medio ambiente. Los logros y resultados se verán a medio y largo plazo. La elaboración de un Plan de Acción para Europa (CEHAPE) fue precisamente uno de los resultados de la Cuarta Conferencia Ministerial de Salud y Medio Ambiente de la Región Europea, bajo el auspicio de la OMS, que se celebró en Budapest el pasado junio.

Partiendo de que la exposición de los niños a los riesgos medioambientales no es sólo una cuestión del entorno físico, sino también de las condiciones individuales y de grupo, los ministros se fijaron los siguientes objetivos, recogidos en el Plan de Acción, que debería llevarse a cabo antes de 2007:

imagen1

  1. Prevenir y reducir significativamente la morbilidad y la mortalidad surgidas de desórdenes gastrointestinales, adoptando las medidas adecuadas que garanticen el acceso de los niños a agua segura, libre de contaminantes.
  2. Prevenir y reducir sustancialmente las consecuencias sobre la salud producidos por accidentes y heridas y perseguir la disminución de la morbilidad como resultado de la falta de actividad física entre los niños. 
  3. Prevenir y reducir las enfermedades respiratorias debidas a la contaminación interior (dentro de edificios) y la exterior, y de ese modo contribuir a la reducción en la frecuencia de ataques asmáticos, con el objeto de asegurar que los niños vivan en un ambiente limpio. Para conseguirlo, se pretende endurecer la legislación anti tabaco y desarrollar estrategias –por ejemplo, introducir mejoras en los sistemas de calefacción y cocinas– para que la calidad del aire en los edificios mejore.
  4. Comprometerse a reducir las enfermedades causadas por la exposición a sustancias tóxicas (como metales pesados), agentes físicos (ruido excesivo) y agentes biológicos y a lugares peligrosos durante el embarazo, la infancia y la adolescencia.

Para lograrlo, se endurecerá la legislación y se llevarán a cabo programas nacionales de prevención y se potenciarán políticas que garanticen la información adecuada sobre los efectos de las sustancias químicas.

Los ministros decidieron también incorporar el principio de precaución como un instrumento indispensable para mejorar la salud de la población infantil. Ésta era una de las reivindicaciones de las ONG y los sindicatos. Una de las principales críticas que se realizaron es que el plan no recoge un calendario de actuaciones ni prevé cómo se va a financiar. Los acuerdos de Budapest, ahora deberán traducirse en políticas y normativas para los países de la UE.

Más información:

Estefanía Blount
Directora de Medio Ambiente de ISTAS
eblount@istas.ccoo.es

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.