Daphnia 4: Dispersión de los PCBs

Dispersión de los PCBs

PCBs en los Pirineos

Un equipo de investigadores procedentes de la Universidad de Barcelona y del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto que los presuntamente impolutos lagos pirenaicos contienen concentraciones relativamente elevadas de compuestos orgánicos persistentes y sufren de una progresiva acidificación como consecuencia de la deposición de contaminantes ácidos. El proyecto que están desarrollando se engloba dentro de un estudio que utiliza lagos europeos remotos como indicadores de contaminación atmosférica.

Los científicos explican los elevados niveles de sustancias organocloradas, como los PCBs y DDT, a la existencia de una nube de contaminación de origen difuso (relacionada con la combustión de combustibles fósiles) situada encima de Europa y que se condensaría en forma de lluvia o nieve especialmente en los lugares más fríos y elevados del continente, como los Alpes y los Pirineos.

Tras haber analizado los sedimentos acumulados en el fondo de los lagos, los niveles de PCBs más elevados hallados corresponden a las capas de los años setenta, que coincide con las máximas cotas de utilización de esta sustancia.

Los científicos no consideran que los niveles detectados constituyan un riesgo para la salud humana, pero sí opinan que puede existir un riesgo para la supervivencia de los peces que pueden llegar a dejar de reproducirse o nacer con malformaciones, además de provocar una alteración del equilibrio del ecosistema.

PCBs en el Mar Báltico

Los resultados de un estudio realizado por el Departamento de Ecología de la Universidad de Lund (Suecia) demuestran que a pesar de la prohibición de los PCBs desde comienzos de los años 70, a través del viento y de los ríos aún se depositan en torno a 700 Kg de estas sustancias en el Mar Báltico cada año. La mayor sorpresa ha sido descubrir que la contribución de Europa de Occidente es tan alta como la de Europa del Este.

Se tardan varias décadas para que se renueve toda la masa de agua en el caso de un mar completamente cerrado, como es el Báltico. Entre tanto, las sustancias tóxicas se acumulan en los sedimentos marinos, en el plancton, en peces y en demás especies según ascendemos en la cadena trófica. Existe evidencia de que estos contaminantes han causado enfermedades e irregularidades en focas y nutrias.

Según un informe de 1995 realizado por médicos del Departamento de Medicina Ocupacional en Lund, las mujeres de pescadores, que consumen grandes cantidades de pescado del Báltico con altos niveles de tejidos grasos, estaban dando a luz bebés con un peso por debajo de la media. Los mismos médicos afirman que estas mujeres tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de pecho.

Al analizar los puntos de origen de estos PCBs, se encontraron con niveles elevados en el aire y en precipitaciones en la vecindad de ciertos focos emisores contaminantes, por ejemplo, en torno a ciudades con mucha industria pesada. Sin embargo, se considera que los elevados niveles de PCBs encontrados en animales en el Báltico no se puede atribuir únicamente a la contribución del aire, ríos y lluvia, sino que una gran parte provendrá de emisiones pasadas que se están reciclando a través del ecosistema.

Durante muchos años las concentraciones de PCBs y otras sustancias cloradas persistentes iban en declive, actualmente los niveles se mantienen. Este mismo fenómeno se ha observado en los Grandes Lagos de Norteamérica, y puede justificarse en parte porque emisiones del pasado comienzan a movilizarse.

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.