Daphnia 46: Contra los espejismos.

Contra los espejismos.

Con los ojos abiertos.

Jorge Riechmann Tenerife, Baile del Sol, 2007

Una de las funciones del artista en el siglo XX fue sobreponerse a su tiempo, bien haciendo oídos sordos y desinhibiéndose de su entorno social, bien radicalizándose dentro de una estética de compromiso y moral. Tal es el caso de Jorge Riechmann (Madrid, 1962), quien, con más fortuna ha desarrollado una obra mayor en torno a un realismo político y ecológico. La copiosa obra del madrileño (en torno a 20 libros publicados desde 1987) ha desembocado en este último 2007 en tres nuevas entregas: el libro de haikus y coplas Cómo se arriman las salamanquesas y dos antologías: Tránsitos y Con los ojos abiertos. Da la impresión de que con estas recopilaciones quiere el poeta avanzar de la esencia a la sustancia, ahondando en un compromiso, menos estético y más político, con más ethos y menos pathos. De las dos antologías aparecidas casi al unísono, más interesante me resulta Con los ojos abiertos, título explícito que declama una actitud de estar alerta ante lo que –según el poeta– ocurre: “la demolición del mundo”. De este modo leemos versos como:


 “vivir es estar ahí”,
“atento no hay rectas” o  “ahora ya va siendo demasiado tarde
para casi todo”.

imagen1


Ello trasluce un discurso en parte brechtiano, con similitudes con poetas como José Emilio Pacheco u Oscar Hahn. Con los ojos abiertos compila la poesía más corrosiva del autor. El riesgo de una poesía incómoda para el lector (pues avisa del anquilosamiento del ciudadano ante el desplome de la sociedad) es quedarse en un texto panfletario (como se ha visto en tanta poesía política durante el XX). Pero Riechmann hace de la ecología y la política una estética de la revisión y de la ideología, las cuales se enfrentan, de manera directa, al esteticismo de una literatura pura. En definitiva, poemas transferidos (según Carpintero) con que poetizar ecológicamente (según Binns).

Esta amplísima (326 pp.) e importante antología, que incluye dos paratextos firmados por los ya citados Óscar Carpintero y Niall Binns, se halla constituida por tres grandes epígrafes, a su vez subdivididos en múltiples apartados que introducen –temáticamente– poemas del autor de todas las épocas, desde Cántico de la erosión (1987) hasta el ultimísimo Cómo se arriman las salamanquesas (2007). Estos epígrafes son “Regularidades”, una introducción a una poética del ecosistema; “Acompañar la vida”, más humano y escéptico, con la inclusión de fragmentos de libros; y “Grados de libertad”, donde hallamos desde su poesía más política hasta sus textos más determinantes en torno a la naturaleza y al hombre. Todo ello conforma una Poesía practicable, llena de compromiso, moral y escepticismo. En el discurso de Riechmann (o “sermón”, como bien titula numerosos poemas) converge una temática que abraza una suerte de eticismo poético. Temas son la eliminación de residuos (como el ecopoema “Tratamiento de residuos”), el calentamiento global (“Esterilidad”), el consumismo (“Sociedad de consumo”), la drogadicción (“El secreto de la mercancía”), el anticapitalismo (“Seguridad vial”), el antimilitarismo (“Balance provisional de la guerra contra Irak”), y otros, como la injusticia social, la contaminación o el fascismo. Radical y comprometido con su tiempo, Riechmann, poeta de la conciencia y la disidencia, poeta sentencioso y aforístico, presenta en Con los ojos abiertos un trabajo de madurez, un manual de supervivencia para el lector ávido de consignas: “¿Se comerá lo rápido a lo lento? / Está por ver. Podemos mientras tanto / masticar muy despacio”.  

imagen2

Ricardo Virtanen  

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.