Daphnia 5: Sector de la electrónica y el material eléctrico

Sector de la electrónica y el material eléctrico

Durante los años 92 y 93 estos sectores sufrieron extraordinarias caídas del mercado y de la producción acompañados con una fuerte caída del empleo. Estas circunstancias llevan a que estos sectores se planteen un ajuste de sus sistemas productivos para aclimatarlos a las circunstancias actuales y conseguir unas mejores condiciones de rentabilidad. En este contexto la mejora continua de los sistemas productivos debe tener en cuenta la problemática medioambiental, no sólo por los imperativos existentes (normativa legal, presiones sociales, etc.) sino también porque es una oportunidad para establecer medidas de ahorro y eficiencia.

1. DESCRIPCIÓN DE LOS SECTORES DE ELECTRÓNICA Y MATERIAL ELÉCTRICO

Los sectores se pueden clasificar del siguiente modo:

2. SITUACIÓN MEDIOAMBIENTAL

Estos sectores productivos son de los que generan menos residuos, emisiones y vertidos en relación al resto de los sectores de producción. Indicativamente podemos considerar que cada millón de pesetas producido genera una media de:

  • 2,1 m3 de aguas industriales (lavados, baños, pintura, refrigeración). 
  • 0,2 m3 de aguas sanitarias. 
  • 45 Kg de emisiones (básicamente nitrógeno). 
  • 24 Kg de residuos (21 Kg de RSU y 3 Kg de RTP).

2.1. VERTIDOS

El sector electrónico produce más vertidos que el de material eléctrico pues el agua se utiliza en procesos industriales más complejos. No obstante, podemos clasificarlos como:

imagen1

  • Aguas de lavado tras los procesos de soldadura Sn-Pb, que en general
    no requieren tratamiento, si nos atenemos a los actuales parámetros legales.
  • Aguas utilizadas en baños electrolíticos y procesos de pintura o de lavado
    de gases amoniacales. Requieren tratamiento físico-químico.
  • Aguas de refrigeración. No necesitan tratamiento.
  • Aguas sanitarias. Necesitan tratamiento si no van a la red pública.

2.2. EMISIONES

El 95,6% de las emisiones son de nitrógeno procedente de la soldadura en atmósfera inerte, al ser un gas presente en el aire no es un problema. Los gases destructores de la capa de ozono CFCs han sido eliminados, aunque se mantiene el uso del freón (HCFCs) para el desengrase y limpieza, que también son destructores del ozono, aunque en menor grado. Por último, los COVs (compuestos orgánicos volátiles) que provienen de los disolventes requerirían en algunas plantas un tratamiento específico.

2.3. RESIDUOS

El 87,5% del total de residuos se asimilan a urbanos. El resto son residuos y peligrosos de los que:

  • 33% son residuos amoniacales (que deben ser tratados y entregados a un gestor autorizado),
  • 30,7% son lodos de depuración,
  • 17,5% son disolventes,
  • 16,5 son aceites y taladrinas.

3. POTENCIAL DE MINIMIZACIÓN

Puesto que la relación entre residuos, emisiones y vertidos y producción total es pequeña, el potencial de minimización alcanzable no es muy grande, alrededor del 22%, pero a la vez implica que requiere de un período de objetivos alcanzables muy corto, entre 2 y 5 años y una inversión más reducida que la de otros sectores, aproximadamente un 1,25% de la facturación anual. Se ha estimado para el sector electrónico un monto total de 3.850 millones de pesetas y en 16.100 millones los necesarios para el sector eléctrico.

Estos sectores industriales cuentan con una amplia gama de tecnologías y procesos que permitirían alcanzar los objetivos básicos:

1. Sustitución y/o purificación de materias primas auxiliares como, por ejemplo, la eliminación de CFCs y HCFCs en sistemas de refrigeración.

2. Modificaciones en el proceso productivo como, por ejemplo, la soldadura en atmósfera inerte, neutralización de las aguas del proceso de pintado o reducción del consumo de agua.

3. Modificaciones en equipos o actividades auxiliares como la eliminación de PCBs y su correcta gestión.

4. Tratamiento de las emisiones, vertidos o residuos como, por ejemplo, la absorción de polvo procedente de granalladuras en la limpieza de metales, instalación de ultrafiltración para retener las partículas procedentes del corte y perforación de metales o sistemas de tratamiento de las aguas residuales.

Por último, merece especial atención las enormes posibilidades que ofrecen las actuaciones sobre los productos fabricados y sobre los residuos asimilable a urbanos. Con respecto a estos últimos se considera que podría aumentarse el porcentaje de reciclado en un 50% si se implementaran:

1. Medidas como la separación de residuos en oficinas y sobre todo de los embalajes de los productos obsoletos y devueltos en almacenes llegando a acuerdos con los proveedores para una adecuada identificación de los componentes.

2. Tratamiento de lodos de depuración biológica en aguas sanitarias para reutilización en usos agrícolas. Y, la línea de acción más prometedora está en el diseño de nuevos productos preparados para el reciclaje al final de su vida útil, para ello se usan materiales plásticos reciclables y un diseño que permita la reutilización por partes.

Hoy ya se están estableciendo experiencias piloto en países como Alemania (Essen, Frankfurt, Nuremberg y Berlín tienen un programa desde 1993) o el Reino Unido, donde fabricantes, importadores, recicladores y municipios se han agrupado en una organización denominada ICER para estudiar el problema de residuos eléctricos y electrónicos.

Referencia:

Estudio de Minimización en el sector de la electrónica y el material eléctrico.
EMGRISA/Arthur Andersen. Enero 1996

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.