Daphnia 20: Principales productos ecotóxicos

Principales productos ecotóxicos

Los metales pesados, los plaguicidas y los disolventes organoclorados son algunas de las sustancias que por su cantidad y diversidad y peligrosidad de usos, más riesgos entrañan en los actuales nudos de producción. Por su importancia, los describimos más detalladamente, junto a otras que también resultan peligrosas para el medio ambiente.«Los metales pesados, los plaguicidas y los disolventes organoclorados son las sustancias con mayor ecotoxicidad».

METALES PESADOS

Se consideran metales pesados aquellos metales o metaloides cuya densidad es superior a 4,5 gr/cm3. Desde el desarrollo de la minería se conocen los graves efectos sobre la salud de los seres humanos que tienen estas sustancias y sus derivados. Así, se conoce por “saturnismo” la intoxicación crónica con Plomo, la “Argiria” para la plata, la “Baritosis” para el Bario, la “Fiebre de los fundidores” para el Zinc, el uso del arsénico como potente veneno, etc.

En los últimos años se ha puesto de manifiesto también la gran capacidad de alterar los ecosistemas, al persistir en los suelos, conservarse largo tiempo en el agua y afectar a la fauna y la flora de los mismos.

Mecanismos de actuación

Los metales pesados se acumulan en el suelo y en el agua y reaccionan modificando el pH del mismo. Entran en la cadena trófica por medio del agua o absorbidos por las plantas. Tienen en general una gran capacidad para formar complejos estables con moléculas orgánicas modificando las proteínas, las enzimas y otros compuestos esenciales para el funcionamiento de las células. Como resultado pueden afectar a todos los sistemas vitales de animales, plantas y seres humanos y producir un amplio abanico de efectos incluyendo alteraciones genéticas, daños a la reproducción y distintos tipos de cáncer. Muchos metales pesados actúan como disruptores endocrinos (cadmio, plomo y mercurio). Es muy conocida, por ejemplo, la contaminación por cadmio en lagos europeos. Por otro lado, en el último informe sobre los daños ocasionados por el vertido tóxico de las minas de Aznalcóllar en el Parque de Doñana se describe la aparición de cigüeñas con picos deformados como consecuencia del alto contenido de arsénico en su hábitat.

PLAGUICIDAS

En la producción agrícola y ganadera se utilizan tres tipos de productos químicos: los plaguicidas destinados a destruir “plagas” (herbicidas, insecticidas, fungicidas, acaricidas,..), los fertilizantes empleados para enriquecer suelos y cultivos (compuestos de nitrógeno, fósforo y potasio) y los productos destinados a la sanidad animal (antibióticos, antiparasitarios,…). Aunque todos presentan riesgos ambientales, los plaguicidas son productos, en general, extremadamente peligrosos para el medio ambiente y para la salud por su propia finalidad (eliminar especies vivas) y por las condiciones económicas que el mercado impone (amplio espectro y rapidez que conlleva poca selectividad, es decir, su actuación no afecta solo a las especies “dañinas”).

En la actualidad se trabaja en una nueva generación de sustancias menos agresivas y más biodegadables (imidazolinonas para herbicidas, piretroides sintéticos para insecticidas) y en mejorar las antiguas formulaciones para reducir su agresividad contra el medio ambiente. Con todo, siguen siendo muy elevados los riesgos que entraña su utilización y el desconocimiento de todos sus efectos.

Mecanismo de actuación

Obviamente, tal diversidad de productos químicos abarcan todos los posibles efectos negativos para la salud y el medio ambiente. CC.OO ha difundido una tabla de peligrosidad de las 90 sustancias sometidas a revisión de acuerdo con la directiva 91/414/CEE publicada en Daphnia nº 12 (monográfico SAT).

De todos los tipos químicos los mas peligrosos para el medio ambiente son los organoclorados y los orgofosforados, en particular los primeros, dada su capacidad para acumularse durante largos periodos de tiempo sin degradarse y ser bioacumulativos. El Aldrín, Endrín y el Dieldrín, Mirex, entre otros están contemplados en la propuesta de tratado de POPs de las Naciones Unidas para eliminar «la docena sucia».

DISOLVENTES ORGANOCLORADOS

Los disolventes organoclorados se refieren a compuestos orgánicos (su estructura se basa en carbono) volátiles que contengan cloro y se utilicen para disolver sustancias o productos, como agente de limpieza, como medio de dispersión, como modificador de la viscosidad, como agente tensoactivo, plastificante o conservador.

Mecanismos de actuación

Su comportamiento en el medio ambiente varía según las sustancias pero, por lo general, tienden a evaporarse con facilidad, tardan mucho tiempo en degradarse y en muchos casos se acumulan en plantas y animales. Muchas son tóxicas, carcinógenas y actúan como disruptores endocrinos. Algunos ejemplos de estos disolventes con sus propiedades características son:

  • Cloroformo: tiende a evaporarse a la atmósfera, a moverse hacia las aguas subterráneas, degradarse en compuestos tóxicos, actuar como disruptor endocrino.
  • 1,1,1-tricloroetano: tiende a evaporarse a la atmósfera, degradar la capa de ozono, persistir en el aire, moverse hacia las aguas subterráneas, degradarse en compuestos tóxicos y actuar como carcinógeno en animales.
  • 1,2,4-triclorobenceno: tiende a evaporarse a la atmósfera, persite en el agua y en el suelo y a bioacumularse en plantas y animales.

OTRAS SUSTANCIAS PELIGROSAS PARA EL MEDIO AMBIENTE

  • INHIBIDORES DE LLAMAS HALOGENADOS

Los inhibidores de llamas son compuestos orgánicos e inorgánicos que tienden mejorar la resistencia de ciertos materiales al fuego. Se conocen más de 175 compuestos, la mayoría de los cuales son organobromados. Se utilizan principalmente en carcasas de plástico de equipos eléctricos y electrónicos como son televisores, ordenadores, electrodomésticos, circuitos eléctricos, cables y textiles.

Algunos de estos productos más utilizados son los bifenilos polibromados PBB y deca, octa y penta difenil éter PBDE. Estos productos son precursores para la formación de diferentes dioxinas y furanos, que se han detectado en elevadas concentraciones en incendios de hogares y oficinas. Son sustancias persistentes y bioacumulativas y tienden a transportarse largas distancias causando un problema de carácter global. Recientemente, un estudio sueco concluyó que los trabajadores/as de una planta de desmantelamiento de equipos electrónicos tenían hasta 70 veces más de los niveles considerados “normales” de PBDE en la sangre. Dinamarca y Suecia han adoptado un plan para su sustitución, y se ha trasladado el debate al marco de la Unión Europea. Dinamarca está elaborando una lista de productos alternativos.

Por otro lado, también se utilizan las parafinas cloradas (cloroalcanos entre 10 y 13 carbonos) que son sustancias persistentes, bioacumulativos y actúan como disruptores endocrinos.

  • COMPUESTOS ORGANOESTÁNNICOS

Principalmente se utilizan dos compuestos: copolimero de tributilestaño (TBT) y óxido de tributilestaño (TBTO). Este último se transforma rápidamente en TBT. El principal uso de estas sustancias es en la fabricación de pinturas anti-incrustantes para barcos.

La liberación lenta de compuestos de tributilestaño en el agua que rodea el casco de los barcos impide que los moluscos se incrusten a él. Sin embargo, desde los años 80 se han descubierto diversas anomalías de crecimiento (como en el aumento en el espesor de la concha de las ostras) o el hecho de que muchos gasterópodos hembra desarrollaban órganos genitales masculinos. Al demostrarse que todos los organismos afectados vivían en las proximidades de algún puerto o embarcadero y que presentaban un alto contenido de estaño en sus tejidos, se pudo asociar los efectos al TBT.

La toxicidad en organismos acuáticos puede darse incluso a concentraciones apenas detectables. El TBT es persistente en sedimentos, donde puede permanecer durante años. Existen pinturas alternativas que se utilizan ampliamente en muchos países donde hace tiempo está prohibido el TBT.

  • PENTACLOROFENOL (PCP)

Es una sustancia química sintética que se utiliza principalmente para el tratamiento de maderas (acción fungicida y agente “anti- azul”). Otros usos son: como agente de impregnación de tejidos industriales (acción fungicida), como bactericida en el curtido de pieles y en la industria de pasta de papel y, a veces, como agente de esterilización. En el medio ambiente: tiende a adherirse a las partículas del suelo, pero su movimiento en suelos depende del pH. Sólo una pequeña parte del PCP se evapora al aire. Persiste durante horas o días en el aire, suelo y aguas superficiales.

No se disuelve con facilidad en el agua. En suelos y aguas superficiales, los microorganismos lo descomponen en otros compuestos. La luz solar lo degrada en el aire y aguas superficiales, siendo algunos de los metabolitos dañinos para las personas. Se acumula en peces, pero los niveles no son muy altos porque tienden a descomponerse en el cuerpo. Tiene posibles efectos carcinógenos en el ser humano por lo que se le asigna la frase R40: Posibilidad de efectos irreversibles. Es muy tóxico por inhalación, por contacto con la piel y por ingestión, irritante para los ojos, las vías respiratorias y la piel y como peligroso para el medio ambiente. Cuando los productos tratados con PCP son expuestos al sol o se incineran se pueden liberar dioxinas. Debido a su toxicidad se ha sometido a diversas restricciones en más de treinta países.

  • HIDROCARBUROS POLIAROMÁTICOS (PAHs)

Existen cientos de hidrocarburos poliaromáticos, la mayoría de los cuales son de muy elevada toxicidad. La creosota, por ejemplo, es un producto ampliamente utilizado que puede contener más de 30 PAHs diferentes. Los más importantes son: acenafteno, naftaleno, fenantreno, antraceno, fluoranteno, criseno, trifenileno, dibenzofurano, benzo[a]antraceno, benzo[b]fluoranteno, benzo[k]fluoranteno, benzo[a]pireno. La creosota se usa como agente conservante de la madera, en agricultura y en producción de fruta. Es un cancerígeno del grupo 2 A. La creosota es tóxica para determinados organismos en el suelo y muy tóxica para organismos acuáticos. La mayoría de sus componentes son muy persistentes (de veinte a treinta años) y bioacumulativos. El Estado Español fue el tercer país europeo que más madera tratada con creosota consumió en 1999 (93.000 m3). La Directiva 94/60/CEE establece restricciones de este producto en concentraciones mayores de 50 ppm, pero una reciente decisión de la Comisión reconoce la restricciones fijadas por los Países Bajos también por debajo de dicha concentración.

  • ALGUNAS SUSTANCIAS QUE ACTÚAN COMO DISRUPTORES HORMONALES

Alquilfenoles

p-nonifenol, octifenol y productos de descomposición como polietoxilatos de alquilfenol. Se usan como antioxidantes en el poliestireno modificado y en el PVC para que sean más estables y menos frágiles. También aparecen como productos de degradación de sustancias químicas en detergentes, plaguicidas y productos para el cuidado personal.

Ftalatos

Algunos de los más utilizados son: DEHP (dietilhexilftalato), DOP (di-sec-octilftalato y diisononilftalato), DBP (dibutilftalato y dimetilftalato) y dimetilftalato. Usos: mayoritariamente como plastificante en PVC blando (muebles y vehículos, ropa impermeable, piscinas, mordedores y juguetes infantiles, bolsas y equipos intravenosos, etc.), aunque también en la fabricación de barnices, celulosa, colorantes, caucho natural y sintético, lubricantes, repelentes insectos, fijadores perfumes, entre otros. Estas sustancias tienden a migrar del producto pudiendo acumularse importantes niveles en los individuos expuestos. Así, por ejemplo, la CE ha prohibido recientemente un número de mordedores infantiles por la elevada migración de ftalatos que se registraban en los niños que los utilizaban. Se estima que el 40% de los ftalatos tienen propiedades estrogénicas.

Bisfenoles Bisfenol-A

De amplio uso en la industria agroalimentaria (recubrimiento interior de los envases metálicos de estaño) y por parte de los dentistas (empastes dentarios) Bisfenol-F. Para la fabricación del plástico bakelita...

Otros

Dioxinas y furanos (subproductos no deseados en procesos de combustión en los que haya cloro presente -incineradoras de residuos, acerías, producción de pasta de papel, fundición de aluminio, etc.), PCBs (transformadores eléctricos y condensadores). HCB o hexaclorobenceno (en industria química como fungicida y preservador de la madera).

Aún no están todos los que son...

Las familias de productos descritas recogen los principales ecotóxicos identificados al día de hoy, y un resumen de sus riesgos conocidos. No obstante, la experiencia de las últimas décadas obliga a estar extremadamente atentos a las nuevas familias de productos puestos en circulación, muchas veces desarrolladas para sustituir a otras más perjudiciales, y al conocimiento científico acumulado continuamente por los investigadores y fabricantes. Es necesario porque, con frecuencia, el paso del tiempo hace aparecer aspectos no identificados y/o efectos no previstos de los nuevos productos o de los ya existentes, tanto para la salud humana como para los ecosistemas de los productos empleados que no se han mostrado con anterioridad.

imagen1

imagen2

imagen3

imagen4

imagen5

imagen6

imagen7

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.