Daphnia 44: Se aprueba una estrategia a 10 años, pero sin presupuesto

Se aprueba una estrategia a 10 años, pero sin presupuesto

Cumbre contra la desertificación.

Del 3 al 14 de septiembre se celebró en Madrid la VIII Conferencia de las Partes (COP 8) de la Convención de Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación en los Países afectados por sequía grave o desertificación, en particular en África

Delegaciones de 191 países acudieron a la cita, así como organizaciones intergubernamentales y organizaciones no gubernamentales, que asistieron como observadores, entre ellas ISTAS/CCOO, que asistió a varias jornadas del plenario, eventos paralelos y reuniones con las ONG y el Ministerio de Medio Ambiente.

Se celebraron además dos reuniones paralelas y simultáneas: el encuentro de ministros y representantes internacionales de alto nivel, en el que se discutió sobre la desertificación y la adaptación al cambio climático; y la Séptima Mesa Redonda de Parlamentarios en el Congreso de los Diputados sobre el desarrollo sostenible y la desertificación.

Pese al gran despliegue para su organización –la alta afluencia de delegados y lo nutrido de las delegaciones que acudieron a la COP 8– el resultado, tras más de diez días de reuniones, fue decepcionante. A causa del veto que impuso Japón, no se pudo llegar a un acuerdo para la aprobación del presupuesto para el Secretariado de la Convención, ni para la aprobación del presupuesto para el Plan Estratégico a diez años acordado.

imagen1

Avances
Sí hubo algunos avances. Se aprobó la Declaración de Madrid, auspiciada por la ministra de Medio Ambiente, que promueve, entre otras medidas, el establecimiento de indicadores que permitan evaluar con criterios homogéneos los efectos de la desertificación en todo el planeta y los costes que acarrea la degradación y pérdida de suelo. Esta declaración impulsa el refuerzo de las relaciones científicas y tecnológicas y la cooperación entre las tres convenciones de Naciones Unidas: desertificación, biodiversidad y cambio climático. También se compromete a trabajar por una promoción activa de la participación de la sociedad civil en este convenio.

El Plan Estratégico a diez años adoptado en la conferencia supondrá una remodelación de la Convención y de sus órganos para mejorar su aplicación y aumentar la eficacia de los recursos disponibles en la lucha contra la desertificación. Pero por ahora carece de presupuesto.

Entre las ONG que participaron en el encuentro, las había de regiones donde la desertificación es muy grave, principalmente de África, aunque la presencia de ONG de países empobrecidos no fue, ni mucho menos, nutrida. Este hecho fue destacado incluso por la presidenta de la COP 8 y ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. La participación sin financiación es imposible. Esta cuestión, la de asegurar la participación
de la sociedad civil, la pusieron sobre la mesa los representantes de las ONG, junto a otras cuestiones transversales, como son la equidad de género y la adaptación al cambio climático. Las organizaciones no gubernamentales destacaron la importancia de desarrollar mecanismos que aseguren la participación de los jóvenes y pidieron que se reconozca el papel clave de las mujeres en la gestión de los recursos naturales y especialmente en el manejo sostenible de la tierra. También exigieron que se reconozcan los derechos de los pueblos trashumantes.

imagen2

¿Qué es la desertificación?

La desertificación es la degradación de las tierras de zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas resultante de diversos factores como las variaciones climáticas y las actividades humanas. Es un proceso que está ligado al hambre, la pobreza, la migración forzosa de millones de refugiados ambientales y los conflictos bélicos. Más de 250 millones de personas se hallan directamente afectadas por la desertificación y alrededor de mil millones están amenazadas por ella.


Más información:
Eva Hernández. ISTAS
ehernandez@istas.net

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.