Daphnia 56: Gestión de residuos industriales, conocer para actuar

Gestión de residuos industriales, conocer para actuar

Jesús Pérez Gómez. Área de Producción Limpia de ISTAS.

Para poder proponer mejoras en la gestión de los residuos industriales, tanto de los residuos peligrosos como los no peligrosos, debemos conocer cual es la situación de generación y gestión de los mismos. De ahí la importancia de revisar los datos disponibles. Los datos sobre la generación y gestión de residuos contenidos en diversos informes del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) contienen importantes diferencias y disparidades, lo que pone de manifiesto problemas en la fiabilidad de los mismos. Este hecho es especialmente relevante en el caso de los residuos peligrosos, de los que se pueden derivar graves daños para la salud de las personas y para el medio ambiente.

En relación a la generación de residuos peligrosos, los datos disponibles en el informe Perfil ambiental de España 2010 1 nos indican que en 2008 se generaron un total de 1.676.669 toneladas de residuos peligrosos y 48.280.437 toneladas de residuos industriales no peligrosos. Estos datos contrastan con los que el mismo MARM aporta en el Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR)2, donde se indica que "la cantidad de residuos peligrosos generados en España fue de aproximadamente 4Mt/año", según datos de 2006, o estima "una generación de entre 40 y 46 millones de toneladas/ año de residuos industriales no peligrosos, si bien es verosímil pensar que esa cantidad pueda ser, en realidad, superior".

Por otro lado, en el PNIR no se aportan datos sobre la gestión de los residuos peligrosos, sino sobre la capacidad de tratamiento de los mismos, existente en la comunidades autónomaslo, lo que evidencia una falta de control sobre el destino de estos residuos.

Hemos tenido que esperar a la publicación del informe El medio ambiente y el medio rural y marino en España 2010 3 para conocer los datos de generación y gestión de residuos peligrosos por comunidades autónomas en 2007. Sigue siendo sorprendente la discrepancia de datos, ya que el volumen total de generación de residuos peligrosos que se recoge en la tabla de su página 577 es de 2.813.600 toneladas, muy lejos de los cuatro millones estimados en el PNIR. Y es más sorprendente aún que en dicha tabla no se incluyan datos de tres comunidades autónomas y de las dos ciudades autónomas, sobre todo si estamos hablando de residuos peligrosos, para los que la normativa exige a productores, gestores y transportistas la obligación de comunicar a las Administraciones competentes la información necesaria para desarrollar las labores de control y seguimiento de los mismos.

No deberíamos de estar hablando, en ningún caso, de estimaciones o cuestionarios, sino de datos reales "declarados" por productores, transportistas y gestores de residuos y así cumplir con las obligaciones legales de información. Queremos añadir que la nueva ley de residuos recientemente aprobada 4 establece en su artículo 39 un registro de producción y gestión de residuos, compartido y único, para todo el territorio nacional. Por otro lado, el MARM ha continuado los trabajos del proyecto ETER (Estandarización de la Tramitación Electrónica de Residuos), en el que colaboran tanto las comunidades autónomas como el MARM. Esperamos que estas iniciativas ayuden a resolver las graves deficiencias apuntadas.

Otro dato a tener en cuenta son las declaraciones anuales que los productores de residuos peligrosos deben elaborar y remitir al órgano competente de las comunidades autónomas. Si revisamos los datos publicados durante los años 2000 a 2006 en la serie de Memorias del Medio Ambiente en España 5, podemos ver cómo estas declaraciones fueron aumentando desde el año 2000, con 4.284, al año 2003, con 10.806 declaraciones, disminuyendo posteriormente hasta 2.302 en el año 2005. Desgraciadamente, no disponemos de los datos de los años posteriores, pero estas oscilaciones en el número de declaraciones anuales podrían deberse al incumplimiento por parte de los productores de residuos de sus obligaciones, amparadas por la dejadez de las Administraciones en el ejercicio de sus labores de vigilancia, inspección y control, más que a cambios en el modelo productivo.

imagen1

Por otra parte, mientras el consumo de energía final de la industria disminuyó un 12,95% en 2009 con respecto al año anterior y las emisiones de CO2, atribuibles al sector industrial, diminuyen un 14,47%, los residuos no peligrosos descienden en ese mismo periodo un 17,51% y la generación de residuos peligrosos un 22,47% 6. En definitiva, estas reducciones no se corresponden -sobre todo en el caso de los residuos peligrosos-, por lo que deberemos buscar otras explicaciones. Entre ellas apuntamos el retraso en su gestión, como es el caso de los PCB, que se ha ido acumulando y para el que el MARM cuantificaba un déficit de eliminación de 26.122 toneladas a finales de 2009, o la importante disminución de proyectos de descontaminación de suelos. En otros casos, simplemente se trata de una incorrecta gestión a través de los contenedores instalados en los polígonos industriales para la recogida exclusiva de residuos asimilables a domésticos, o el vertido ilegal de los mismos, sin tratamiento, que podemos seguir en las noticias de prensa.

El transporte sostenible, fuente de empleo

La ley de residuos establece en su artículo 9 los principios de autosuficiencia y proximidad en la gestión de los residuos, planteando la necesidad de construir una red integrada de instalaciones de eliminación y valorización, exclusivamente para los residuos domésticos, que permita su adecuada gestión en las instalaciones más próximas, mediante la utilización de las tecnologías y los métodos más adecuados para asegurar un nivel elevado de protección de la salud pública y del medio ambiente.

Entendemos que estos principios deben aplicarse a la totalidad de los residuos, no sólo a los de origen doméstico, y especialmente a los residuos peligrosos, evitando transportes innecesarios o tratamientos inadecuados.

Según los datos incluidos en el PNIR, la capacidad de tratamiento de residuos peligrosos instalada en las diferentes comunidades autónomas era en 2003 de 7.664.000 toneladas, muy por encima de los 4 millones de toneladas estimadas por el MARM. Por tanto, se puede afirmar que disponemos de instalaciones suficientes para afrontar la gestión de la totalidad de los residuos peligrosos producidos, evitando su incineración.

Por otro lado, la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos y Recursos Especiales (Asegre) alerta de una acentuada disminución de la actividad de las empresas gestoras de residuos especiales, debido a la situación de crisis que atravesamos. Esta situación ha supuesto una disminución de la facturación de estas empresas en un 45%, y también una disminución del empleo directo e indirecto en un 30%7. En estos momentos valoran un exceso de capacidad de tratamiento del 100%, lo que está comprometiendo la supervivencia de muchas de las instalaciones existentes.

imagen2

Ante esta situación de sobrecapacidad, las Administraciones deben ser cautas a la hora de aprobar nuevos proyectos de plantas de tratamiento y deben elaborar planes de gestión en los que se optimicen las instalaciones existentes, exigiendo que se utilicen las mejores técnicas disponibles y se prioricen los tratamientos en función de la jerarquía de residuos, priorizando la valorización material, la regeneración de los residuos (aceites, disolventes) y el cierre de los ciclos productivos a través de los subproductos, así como su utilización como nueva materia prima en otros procesos industriales.

En este sentido, los catálogos de residuos, disponibles ya en algunas comunidades autónomas, pueden ayudar a dar prioridad a los tratamientos más sostenibles y con un menor impacto ambiental. De ahí la importancia de que estos catálogos no sean sólo una relación de tratamientos posibles sino que incluyan prioridades en la gestión.

Mejorar la gestión de los residuos industriales

Para mejorar la disponibilidad de datos fiables, especialmente si hablamos de residuos peligrosos, es imprescindible la implicación de las Administraciones y la exigencia del cumplimiento de la legislación.

La ley de residuos, en su artículo 15, establece la obligación de que las Administraciones Públicas aprueben antes del 12 de diciembre de 2013 programas de prevención de residuos donde se incluyan objetivos para reducir las cantidades generadas y también las sustancias peligrosas o contaminantes. Además, se establece un objetivo de reducción del peso de los residuos generados del 10% en 2020 con respecto a los generados en 2010.

Este objetivo incluye igualmente a los residuos industriales y por tanto es necesaria la elaboración de planes que impliquen a las industrias.

imagen3

También se deberán tener en cuenta otras obligaciones de prevención en las industrias generadoras de residuos peligrosos, como es la obligación de elaborar planes de minimización cada cuatro años y hacer seguimiento de los mismos.

Todas estas medidas deben estar acompañadas por planes de inspección, vigilancia y control por parte de las Administraciones.

La nueva directiva de emisiones industriales ya incluye que los Estados miembros deberán elaborar planes de inspecciones para las instalaciones afectadas por la legislación de prevención y control integrado de la contaminación (IPPC). Estos programas de inspección ambiental deberían ampliarse a todas las industrias que produzcan residuos peligrosos para evitar su incorrecta gestión y también proponer medidas de mejora.

En este sentido, y sobre todo pensando en las pymes, saludamos la propuesta incluida en la disposición adicional decimotercera de la Ley 22/2011 de Residuos y Suelos Contaminados, de impulsar la creación de un centro de investigación para la prevención y gestión de residuos con la participación de las Administraciones, las empresas y el mundo científico. En esta apuesta encontramos reflejada nuestra propuesta de Centro para la Producción Limpia que investigue, asesore y facilite la implementación de tecnologías limpias en la producción, especialmente si van dirigidas a las PYME.

Es necesario el establecimiento de objetivos exigentes de prevención, reutilización y reciclaje para los residuos industriales. Estos objetivos ayudarán a mejorar su gestión y facilitarán el de-sarrollo de la industria de la reutilización y el reciclaje. El caso de los aceites industriales es emblemático. Una apuesta importante por parte del MARM, con una legislación exigente y adecuada, ha ayudado al desarrollo en nuestro país de una importante industria de la regeneración de aceites y ha servido de referencia en Europa para la inclusión de estas opciones de tratamiento en la directiva marco de residuos.

imagen4

Si queremos avanzar hacia una gestión sostenible de los residuos, también de los industriales, además de las medidas de prevención planteadas y la vigilancia y control por parte de las administraciones, debemos cambiar el marco económico en que se desarrolla la gestión de los residuos. Si sigue siendo más barato el vertido que el reciclaje de residuos se seguirá optando por la primera opción, que es la última en la jerarquía de residuos. Esto debe significar cambios en la fiscalidad que apoyen las opciones más sostenibles; el reciclaje, la reutilización, la utilización de los subproductos, y que penalice las opciones de final de tubería, la incineración y el vertido. En este sentido deberán eliminarse las ayudas a la incineración de residuos para producir electricidad incluidas en el decreto 661/2007 en el que se regula la producción de electricidad en régimen especial y por otro lado los precios del vertido de residuos deben incluir la totalidad de los costes, también los ambientales, que supone esta opción de tratamiento.

Estos criterios también deberían ser tenidos en cuenta por las Administraciones en los pliegos de contratación pública.

 

1. Este informe publicado por el MARM está disponible en el siguiente enlace http://www.marm.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/informacion-ambientalindicadores-ambientales/indicadores-ambientales-perfil-ambiental-de-espana/default.aspx
2. Disponible en la página web del MARM en el siguiente enlace http://www.marm.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/prevencion-y-gestion-deresiduos/PNIR_22_12_2008_%28con_tablas_y_planes%29_tcm7-3173.pdf
3. Disponible en la página web del MARM en el siguiente enlace
http://www.marm.es/es/ministerio/servicios-generales/publicaciones/memoria2010_cap.aspx

4. Ley 22/2011de 28 de Julio, de Residuos y Suelos Contaminados.

5. Los datos sobre declaraciones anuales de los productores de residuos peligrosos dejaron de publicarse a partir de la memoria de medio ambiente del año 2006
6. Informe "Perfil Ambiental de España 2010".

7. III Foro sobre la Gestión de los Residuos Industriales: Situación y Perspectivas de Futuro organizado por Asegre. (Octubre 2010)

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.