Daphnia 11: Mapas de riesgos medioambientales

Mapas de riesgos medioambientales

Un Mapa de Riesgos Medioambientales consiste en: identificación de los riesgos, sensibilización a trabajadores/as, evaluación de los riesgos y elaboración de propuestas y negociación

Introducción

Los problemas medioambientales derivados del actual modelo de desarrollo económico han inducido una extensa conciencia conservacionista en el seno de la sociedad que, día a día, se afianza y se enraiza más en la cultura de amplias capas sociales.

Dentro del mundo laboral, y en particular entre los trabajadores y trabajadoras, este compromiso, que aún aparece con grandes desigualdades entre sectores, empresas y territorios, se expresa ligado a otros aspectos específicos, fundamentalmente a la salud ocupacional y a las repercusiones que pueda tener sobre el empleo y las condiciones de trabajo.

Sin embargo, entre esta sensibilidad creciente y su traducción en acciones y actividades concretas que impliquen cambios reales en la actividad productiva que eliminen o minimicen los efectos negativos sobre el medio ambiente existe una gran distancia. Podemos decir que no existe una correspondencia entre la extensión creciente de la concienciación de los trabajadores/as y la profundización de la misma.

Estamos ante una situación similar a la que existe en materia de Salud Laboral. Ante la siniestralidad y el incremento de las enfermedades ligadas al desempeño de las funciones profesionales existe un amplio compromiso entre todas las instancias y actores involucrados que se ha traducido, en este caso, en una Ley y en un importante desarrollo normativo, pero las cifras de accidentes de trabajo no disminuyen, más bien crecen a medida que lo hace el crecimiento económico.

Sin entrar a analizar el conjunto de causas por las que se producen estos fenómenos si podemos afirmar que, en materia medioambiental uno de los motivos es el escaso desarrollo de instrumentos específicos de intervención sindical autónoma e independiente en este terreno.

En este artículo vamos a desarrollar uno de ellos, la elaboración de Mapas de Riesgos Medioambientales.

El marco actual de la acción sindical en materia medioambiental

La respuesta que normalmente se ha dado por parte de empresarios y técnicos es la introducción en la gestión de la empresa de los aspectos medioambientales, bien parcialmente, bien introduciendo sistemas de gestión ambiental, standard (ISO 14001,EMAS,UNE 77801,..).Pero siempre la decisión de actuar y la forma en que esto se hace depende exclusivamente de la “alta dirección”. Los trabajadores/as, en este esquema, son simplemente sujetos pasivos que participan en las decisiones tomadas.

Las iniciativas que se emprenden buscan, en general, cumplir con la legislación para evitar multas o sanciones, mejorar la posición en los mercados o defenderse de otros competidores que han introducido el medio ambiente como gancho comercial. A veces también como imposición de clientes que ya tienen establecidos sistemas de gestión medioambiental o para poder acceder a las líneas de financiación y subvención existentes en este ámbito. Pero rara vez, porque exista un compromiso claro y radical con la protección del Medio Ambiente. Esta es la razón por la que el perfil de las medidas y cambios en los procesos productivos sean tan bajos y el peso de los aspectos economicistas tan elevado a la hora de definir las estrategias y políticas concretas en los centros de trabajo.

Esta es también la razón de la limitada actividad empresarial y del desconocimiento que de estos asuntos tienen las empresas en general y las PYMES en particular. Así pues la elaboración de Mapas de Riesgos Medioambientales por parte de los trabajadores/ as debe servir, en el marco actual para superar el desconocimiento de empresarios y trabajadores/as y para superar la “exclusividad” unilateral en la toma de decisiones por parte del empresario. Es decir, busca abrir el camino para que la protección y recuperación del medio ambiente sea un factor determinante en la conducta cotidiana, en las estrategias a largo y medio plazo y en las políticas de producción, productos o servicios de la empresa. Es pues un primer paso autónomo e independiente de los trabajadores/as (lo que no quiere decir que no haya que negociar con la dirección y contar con el apoyo técnico necesario) que servirá para un desarrollo más profundo posteriormente en función del tamaño de la empresa, de la complejidad de sus procesos de producción, de la gravedad de los efectos medioambientales de su actividad, de las posibilidades técnicas y financieras, etc.

Así, para empresas medias y grandes cuyo impacto ambiental sea elevado y en las que se impone la necesidad de introducir sistemas de gestión medioambiental, proyectos de cambio tecnológico y líneas de sustitución de productos, la elaboración de un Mapa de Riesgos Medioambientales es una aportación limitada con un carácter claramente reivindicativo y que pretende abrir un espacio de negociación de soluciones. Sin embargo, para PYMES o micro PYMES, con una organización del trabajo sencilla, con procesos productivos relativamente simples y con poca diversificación de actividades, puede llegar a sustituir o a simplificar extremadamente las fases de “Revisión inicial” y “Descripción de los efectos ambientales significativos” de la implantación de un sistema de gestión medioambiental standard.

Mapa de Riesgos Medioambientales. Objetivos

El Mapa de Riesgos debe permitir:

  1. Identificar los riesgos para el medio ambiente que existen en un determinado centro de trabajo. Tanto en cada una de las actividades que se realizan (materias primas, recursos hídricos, almacenamiento, producción, embalajes, tratamiento de residuos, existencia de vertidos, emisiones, etc.), como en cada puesto de trabajo concreto existente, derivados tanto de las funciones a realizar como de la forma en que éstas se realizan.
  2. Evaluar la gravedad de los riesgos en cada ámbito para poder determinar su importancia en función de las circunstancias de la actividad (riesgo habitual, sólo en caso de accidente, etc..).
  3. Sensibilizar a los trabajadores/as, cuadros medios, técnicos y a la dirección de la empresa de los riesgos medioambientales existentes y su relación con la salud pública, la salud laboral, el mantenimiento del empleo y las oportunidades que se generan para optimizar la actividad de la empresa.
  4. Establecer un Plan de Prevención que permita la eliminación, minimización y adecuado tratamiento de estos riesgos en el seno de la empresa introduciendo el factor medioambiental en la gestión cotidiana de la misma.

Identificación de Riesgos Medioambientales

imagen1

Para la identificación de riesgos ambientales podemos optar por dos tipos de orientación:

  1. Considerar un determinado proceso, y analizar en cada fase, las materias primas usadas, tanto su cantidad como sus características medioambientales y los vertidos, emisiones y residuos producidos.

    Esta es la metodología utilizada habitualmente para hacer auditorías ambientales y definir los efectos significativos. Tiene el inconveniente de que se requiere el conocimiento de la totalidad de la actividad con un mínimo rigor técnico y por ello, puede que no siempre esté al alcance de las posibilidades autónomas de los trabajadores y trabajadoras.

  2. A partir del conocimiento de la agresividad de un determinado producto, o familia de sustancias utilizadas en los procesos seguir su Ciclo de Uso en la empresa, desde las razones de su compra, la información que debe llevar y el tratamiento que recibe al acabar su utilización en cada puesto de trabajo o fase de producción en que interviene.

    Este sistema es fácil de aplicar y no requiere más que una información inicial para que la propia experiencia de los trabajadores/ as permita identificar los riesgos .

    Una vez determinada la línea a seguir, es preciso tener en cuenta que el factor de riesgo ambiental puede aparecer como consecuencia de la naturaleza intrínseca de un producto, por ejemplo, de un disolvente organoclorado, o de un determinado proceso productivo, por ejemplo, el uso de carbón con un alto contenido de azufre en un proceso de combustión para cualquier finalidad, o también por el uso o la práctica asociada a una sustancia o proceso inicialmente inocuo, por ejemplo, la utilización de agua para el lavado de gases, o el uso de trapos para secar piezas tratadas con algún tipo de limpiador con características tóxicas. Por tanto, a la hora de identificar un riesgo, es preciso tener en cuenta en cada puesto de trabajo estos dos parámetros.

Metodología de Intervención

La elaboración de un Mapa de Riesgos Medioambientales puede realizarse en varias fases.

imagen2

1º FASE. TOMA DE CONCIENCIA POR LOS REPRESENTANTES SINDICALES:

El Comité de empresa, la sección sindical, o un grupo de trabajadores/as toma conciencia, por las razones que sea, de la necesidad de intervenir en materia de medio ambiente en la empresa. Por medio de un sencillo cuestionario que preparan en colaboración con los técnicos y responsables de medio ambiente del sindicato se hacen una idea aproximada de los factores de riesgo que existen en el centro de trabajo en términos generales.

2º FASE. CAMPAÑA DE SENSIBILIZACION

Tras ello, se recaba información a la empresa y se solicita la colaboración para realizar la evaluación de riesgos ambientales (elaboración del Mapa). Esto no es necesario, pero facilita la toma de conciencia por parte de la dirección de la empresa y facilita la participación de los trabajadores/as. La campaña de sensibilización consiste en :

Informar a los trabajadores/as de los factores de riesgo existentes en su trabajo y sus efectos, no sólo para el medio ambiente, sino también para su salud, así como otro tipo de repercusiones.

Formar a los trabajadores/as, dándoles los identificadores que les permite definir y valorar el riesgo que existe en su puesto de trabajo, explicando cómo operan con los criterios expuestos anteriormente.

Esta campaña se puede prolongar en el tiempo cuanto se desee y utilizar todos los medios disponibles, desde los más habituales, como carteles, trípticos, asambleas, etc. hasta los cursos de formación continua disponibles para las empresas…

3º FASE. EVALUACION DE RIESGOS

imagen3

Al mismo tiempo que se realiza la fase 2º se debe elaborar un sencillo cuestionario que el trabajador/a pueda responder a partir de la información y de la formación suministrada en la campaña de sensibilización.

Se reparte entre los trabajadores/as, o bien se realiza directamente por los responsables de la elaboración del mapa de riesgos. Este se obtiene del análisis adecuado de estas encuestas.

4º FASE. PROPUESTAS

A partir de aquí, puede establecerse una fase de negociación con la empresa para establecer, como mínimo un PLAN DE PREVENCION de los riesgos, que incorpore el conjunto de herramientas y criterios que definen la producción limpia (1ª prioridad, eliminación de los riesgos; 2ª prioridad, minimización; y, en último término, soluciones de final de tubería). Sirve de base también este plan para el establecimiento de políticas a medio y largo plazo que permitan alcanzar soluciones medioambientales y formas de gestión de la empresa que nos acerquen al nivel óptimo de protección ambiental.

Más información:

Angel Muñoa Blas
Dpto. Medio Ambiente. C.S. de CC.OO.
C/ Fernández de la Hoz, 12. 28010 Madrid
Tel.: (91) 319 76 53.
Fax: (91) 310 48 04

ÁREAS TEMÁTICAS

COMENTARIOS

ESCRIBE TU COMENTARIO

      

    Introduce el siguiente código captcha o uno nuevo.